DELEGACIÓN DIOCESANA DE NUEVA EVANGELIZACIÓN

 

 

Delegado: D. Pedro Mozo Martínez

Mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Teléfono: 949 21 99 89

Fax: 949 21 02 86

Casa Diocesana

c/ Salazaras, 3

19005 Guadalajara

 

1.    ¿Qué entendemos por evangelizar?

Evangelizar significa anunciar la Buena Noticia de Jesús, su Evangelio, que no es otra cosa que Él mismo, es decir, anunciar de manera comprensible y creíble a Jesucristo y lo que Él nos transmitió.  La evangelización consiste en el ofrecimiento del Evangelio que transfigura al hombre, a su mundo y a su historia. Evangelizar significa para la Iglesia llevar la Buena Nueva a todos los ambientes de la humanidad y, con su influjo, transformarla y renovarla desde dentro.

2.    Elementos esenciales de la evangelización

Una labor de evangelización es aquella acción pastoral directamente encaminada a suscitar la fe de los que no creen o a avivar y fortalecer la fe aquellos que tienen una fe vacilante, animándolos a convertirse al Dios de la salvación. Es anunciar la gracia y el amor gratuito de Dios a quienes no los conocen, llamándolos a la conversión. El objetivo esencial y directo de la evangelización es la plena conversión de la persona al amor salvador y santificador de Dios.

Toda evangelización tiene que tener siempre una clara proclamación de que en Jesucristo, Hijo de Dios, vivo, muerto y resucitado, se nos ofrece la salvación a todos los hombres como don.

La presentación del Evangelio de Jesús debería producir en los oyentes una verdadera crisis de conversión. Crisis que es juicio sobre la vida anterior. Y con la crisis, el cambio de vida, la programación de una vida nueva, centrada en el amor de Dios y en el cumplimiento de su voluntad con amor y confianza.

La catequesis, la preparación para los sacramentos y muy especialmente el proceso de la Iniciación Cristiana, tendrían que estar centrados en este objetivo como algo esencial.

Hemos de creer en la fuerza del Evangelio y en el hombre de hoy. Tenemos que estar seguros de que los hombres y mujeres de nuestro tiempo están hechos para Dios, pueden y necesitan escuchar el Evangelio de Jesucristo, llevan dentro la capacidad y la necesidad de Dios, y de que el Evangelio sigue siendo fuerza y sabiduría de Dios, capaz de transformar la vida del hombre en una vida más plena y feliz.

3.    Exigencia de una “Nueva Evangelización”

La expresión “Nueva Evangelización” la utiliza por primera vez Juan Pablo II en Haití. Era el 9 de marzo de 1983, y en Puerto Príncipe se dirigía con estas palabras a los Obispos del CELAM allí reunidos: "La conmemoración del medio milenio de evangelización tendrá su significación plena si es un compromiso vuestro como obispos, junto con vuestro presbiterio y fieles; compromiso, no de re-evangelización, pero sí de una evangelización nueva. Nueva en su ardor, en sus métodos, en su expresión".

Benedicto XVI nos ofrece, también, una definición descriptiva de la Nueva Evangelización enseñando que “será ‘nueva’ no en los contenidos, sino en el impulso interior, abierto a la gracia del Espíritu Santo, que constituye la fuerza de la ley nueva del Evangelio y que renueva siempre a la Iglesia; ‘nueva’ en la búsqueda de modalidades que corresponden a la fuerza del Espíritu Santo y sean adecuadas a los tiempos y a las situaciones; ‘nueva’ porque es necesaria incluso en países que ya han recibido el anuncio del Evangelio”[1].

  1. Don Atilano, por su parte, en la carta pastoral "Id y haced discípulos", nos dice lo siguiente: “El Señor nos envía a evangelizar, no a una realidad imaginaria, sino a una realidad concreta… La nueva realidad y los nuevos puntos de vista de nuestros conciudadanos exigen una nueva evangelización que les ayude a plantearse las dudas y las preguntas sobre el sentido de la vida y que les permita responder a las mismas desde Cristo. Para ello es preciso, además del ardor misionero, la búsqueda de nuevos métodos y de nuevas formas para proponer a todos la Buena Noticia a fin de que provoque también en nuestros días la conversión y el seguimiento de Jesucristo”[2]

El término “nueva evangelización”, pues, evoca la exigencia de una renovada modalidad de anuncio, considerada como una exigencia, pero, además, como una operación de discernimiento y como un estímulo para la Iglesia actual.

En este sentido afirma también el entonces cardenal Bergoglio y ahora papa Francisco: “En la actual situación, la Iglesia necesita transformar sus estructuras y modos pastorales orientándolos de modo que sean misioneros. No podemos permanecer en el estilo 'clientelar' que, pasivamente, espera que venga el cliente, el feligrés, sino que tenemos que tener estructuras para ir hacia donde nos necesitan, hacia donde está la gente, hacia quienes deseándolo no van a acercarse. Tenemos que ver, con gran creatividad, cómo nos hacemos presentes en los ambientes de la sociedad haciendo que las parroquias e instituciones sean instancias que lancen a esos ambientes”[3].

La nueva evangelización desea resonar como una llamada, una pregunta hecha por la Iglesia a sí misma, para que recoja sus energías espirituales y se empeñe en hacer propuestas concretas en este nuevo clima cultural. El adjetivo “nueva” hace referencia al cambio del contexto cultural y evoca la necesidad que tiene la Iglesia de recuperar energías, frescura e ingenio en su modo de vivir la fe y de transmitirla.

4.    ¿Cuál es el equipo de la Delegación?

El equipo de la Delegación Diocesana para la nueva evangelización está formado por sacerdotes, religiosos y laicos, los estados de vida de la Iglesia, puesto que la tarea evangelizadora forma parte de la identidad de todos los cristianos, en función del sacramento del bautismo. La misión de este equipo es alentar y tratar de abrir nuevos cauces para que la evangelización

En concreto, los miembros del equipo de trabajo de la Delegación son los siguientes:

 

  • Delegado: PEDRO MOZO MARTÍNEZ

 

  • Sacerdote: JERÓNIMO TABERNERO PASTOR

 

  • Religiosas: Mª DEL CARMEN MARTÍNEZ GARCÍA   (RR de la Caridad de Sta. Ana)

                                       

                       ÁNGELA CARMONA PONCE (Servidoras del Evangelio de la Misericordia de Dios)

 

  • Laicos: ANA BELÉN SANZ CEREZO

           (Coordinadora de ACCEM)

           

            ROBERTO EGIDO SANZ

           (Catequista)

           

            FRANCISCO DOMBRIZ ARRIBAS

           (Profesor de Religión)

 

5.    Para contactar con nosotros

Nuestra Delegación pretende estar abierta a recibir todas las aportaciones, sugerencias, iniciativas o comentarios que cualquier persona, parroquia, comunidad religiosa, movimiento o asociación, quiera dirigirnos. Nuestro propósito es caminar de acuerdo con el sentir y vivir de la diócesis. La tarea evangelizadora es de todos y el Espíritu nos ilumina a todos. Por ello os invitamos a enviarnos todo aquello que consideréis oportuno para llevar a cabo una mejor evangelización en nuestra diócesis.

           

Lo podéis hacer utilizando la siguiente dirección de correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Estaremos encantados de recibir vuestros correos.

 

[1] BENEDICTO XVI,  Discurso a la Delegación enviada por el Patriarcado Ecuménico de Constantinopla, 28 de junio de 2010

[2] RODRÍGUEZ MARTÌNEZ, A., “Id y haced discípulos”, pp. 20. 21

[3] VARIOS, El Jesuita: Conversaciones con el cardenal Jorge Bergoglio, sj.pp. 77-78

Información

Obispado en Guadalajara
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Teléf. 949231370
Móvil. 620081816
Fax. 949235268

Obispado en Sigüenza
C/Villaviciosa, 7
19250 Sigüenza
Teléf. y Fax: 949391911

Oficina de Información
Alfonso Olmos Embid
Director
Obispado
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Tfno. 949 23 13 70
Fax: 949 23 52 68
info@siguenza-guadalajara.org

Mapa de situación


Mapa de sede en Guadalajara


Mapa de sede en Sigüenza

Si pincha en los mapas, podrá encontrarnos con Google Maps