"Lázaro, sal afuera"

Por la Comunidad de la Madre de Dios

(Monasterio de Buenafuente del Sistal)

 

 

Queridos hermanos: Esta semana, cumbre del año litúrgico, nos conviene recordar a s. Pablo: “Si Cristo no ha resucitado, vana es nuestra fe” (I Co 5,14). Estamos seguras, todos lo hemos vivido en algún momento,   ¡Cristo ha RESUCITADO, verdaderamente ha Resucitado! Ojalá esta experiencia contagie toda nuestra existencia y se manifieste así  nuestra unión y comunión, destronando nuestras visiones particulares, nuestros pensamientos y sentimientos, y dejándonos guiar por el Espíritu Santo. 

El Papa Francisco, nos exhortaba al inicio de la Cuaresma con estas palabras: “Cada vida que encontramos es un don y merece acogida, respeto y amor” (Mensaje Cuaresma 2017).  Ser discípulo de Cristo, es sencillo, no hemos de inventar nada, sólo hemos de seguir los pasos del Maestro y escucharle. En el siguiente texto de la Evangelii Gaudium, el Papa lo explica muy bien: “El Evangelio invita ante todo a responder al Dios amante que nos salva, reconociéndolo en los demás y saliendo de nosotros mismos para buscar el bien de todos” (39).   Esta es nuestra esencia, el testamento que Jesús nos ha dejado:” Os doy un mandamiento nuevo: que os améis los unos a los otros. Que, como yo os he amado, así os améis también vosotros los unos a los otros. En esto conocerán todos que sois discípulos míos: si os tenéis amor los unos a los otros” (Jn 13, 34-35).

Este tiempo de Cuaresma, como toda nuestra vida, es el gimnasio en el que nos entrenamos para aprender a amar como Dios nos ama. A vivir en comunidad, a ser familia, como Dios, que no es solamente Uno, sino que también es Trino. Como en todo aprendizaje, hemos de tener paciencia con nosotros mismos y con nuestros hermanos y compañeros de camino. Si el primer Papa, san Pedro, negó a Jesús tres veces, ¡qué podemos esperar de nosotros! Estamos en el tiempo de la conversión, de darnos cuenta de que nos equivocamos, que nuestro egoísmo y orgullo hieren y destruyen la fraternidad. Dios nos ama como somos y nos ha elegido, pero no por ser buenos o por ser  los mejores, ¡NO! Él, sí nos conoce y no se asusta de nuestra debilidad, como nos ocurre a nosotros que nos da miedo. No nos exige nada, sencillamente nos ama. Es nuestro Padre, nos ha creado, somos fruto y obra de su amor. 

Cada día rezamos en el salmo invitatorio: “Si hoy escucháis su voz, no endurezcáis el corazón” (Sal 94). A esto creemos que nos invita el Señor en esta Pascua, a ser dóciles, pequeñas y a ESCUCHAR su voz, como Lázaro escuchó en el sepulcro, cuando llevaba cuatro días sepultado y ya olía mal: “Lázaro sal afuera” (Jn 11, 43). Nuestros pecados, han destruido la imagen de Dios en nosotros, y vivimos como muertos, igual que Lázaro. Por esto, agucemos el oído de nuestro corazón, y escuchemos hoy la voz del Señor.

 

Feliz Pascua de Resurrección, vuestras hermanas del Sistal

Información

Obispado en Guadalajara
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Teléf. 949231370
Móvil. 620081816
Fax. 949235268

Obispado en Sigüenza
C/Villaviciosa, 7
19250 Sigüenza
Teléf. y Fax: 949391911

Oficina de Información
Alfonso Olmos Embid
Director
Obispado
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Tfno. 949 23 13 70
Fax: 949 23 52 68
info@siguenza-guadalajara.org

Mapa de situación


Mapa de sede en Guadalajara


Mapa de sede en Sigüenza

Si pincha en los mapas, podrá encontrarnos con Google Maps