¿Me he ganado hoy el sueldo?

José Ramón Díaz-Torremocha

(Conferencias de San Vicente de Paúl en Guadalajara)

 

 

Pregunto con alguna frecuencia a mis consocios en las Conferencias, aprovechándome del respeto que van guardando a la cantidad de años que voy alcanzando en mi imperfecto servicio a las mismas, si en su examen de conciencia de cada día, de cada semana o con la frecuencia que lo ejecuten, se preguntan, nos preguntamos: ¿si se han ganado, nos hemos ganado, el sueldo debido? El sueldo debido al Señor de quien hemos recibido la vida y la Salvación. 

Veamos y soñemos un poco. 

Imaginemos que de muy jóvenes, al terminar la preparación académica o cualquiera otra que alcance cada uno, imaginémonos repito, que encontráramos a un empresario que después de entrevistarnos, nos dijera: veo que puede usted servirme para los próximos treinta, cuarenta, etc años. Voy a contratarle. Saldríamos de aquella entrevista, la mar de contentos pues ya teníamos resuelta nuestra vida y la de nuestra familia, para un periodo tan largo que ni tan siquiera tuviéramos la seguridad de que íbamos a poder vivirlo entero. Saldríamos contentos como al despertar después de haber vivido el mejor de los sueños. 

Pero, sigamos soñando: 

¿Y si además el empresario contratante, nos adelantara por su propia voluntad la totalidad del sueldo de tantos años inmediatamente a la firma del contrato laboral? ¿Si dejara en nuestras manos corresponder en el mes a mes con la obligación laboral contraída? ¡Que simplemente esperara de nosotros que correspondiéramos a su buena voluntad, con la buena nuestra! Si nos diera y respetara nuestra libertad para cumplir o no con el compromiso más que adquirido, casi rogado. 

¿Cómo sería nuestra reacción y cómo cumpliríamos con esa obligación contraída por la bondad del empresario contratante? Sin duda la cumpliríamos y nos manifestaríamos contentos con su generosidad en cada ocasión que tuviéramos la oportunidad de encontrarnos con él y poder manifestárselo. 

Me pregunto a veces si los cristianos nos damos cuenta que esa es la situación exacta en la que nos encontramos, deudores, con respecto al Buen Dios. 

Él vino a regalarnos el más importante de los bienes que tenemos y que tendremos: nos regaló por su infinita misericordia esa segunda vida, la Vida de verdad, sin exigirnos a cambio absolutamente nada. Sólo que nos amáramos y que le amáramos a Él en todos aquellos de nuestros hermanos, que sufren por una u otra causa. Sin embargo y en virtud de aquel supremo sacrificio que fue necesario para ello, para que nos alcanzara su infinita misericordia, somos deudores de su amor. Hemos recibido, anticipadamente, un pago extraordinario, un pago de Amor divino, sólo por ostentar la condición humana. Por ser criatura humana. 

Creo que la mayoría de mis consocios, de los miembros de las Conferencias de San Vicente de Paúl, son conscientes de esa enorme deuda de Amor y que tratamos de decirle al Buen Dios que le amamos a través de la entrega a aquellos que Él mismo, nos señala como sus elegidos “En verdad os digo que en cuanto le hicisteis a uno solo de estos hermanos míos, aun a los más pequeños, a mí lo hicisteis” (Mateo 25-40). 

La oración en las Conferencias y la meditación semanal de la Palabra de Dios comunitariamente en cada una de sus reuniones, nos debe llevar a la acción y que ésta, sea una acción de amor hacia el más débil. El más necesitado. Una acción por Amor a Dios, por imperfecto que este sea por nuestra parte. 

Seguro que María, siempre nos ayudará a lograrlo si se lo pedimos.

Información

Obispado en Guadalajara
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Teléf. 949231370
Móvil. 620081816
Fax. 949235268

Obispado en Sigüenza
C/Villaviciosa, 7
19250 Sigüenza
Teléf. y Fax: 949391911

Oficina de Información
Alfonso Olmos Embid
Director
Obispado
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Tfno. 949 23 13 70
Fax: 949 23 52 68
info@siguenza-guadalajara.org

Mapa de situación


Mapa de sede en Guadalajara


Mapa de sede en Sigüenza

Si pincha en los mapas, podrá encontrarnos con Google Maps