¿Pero no sabes lo que ha pasado?

José Ramón Díaz-Torremocha

(Conferencias den San Vicente de Paúl en Guadalajara)

 

 

Iban juntos de viaje, a pie, por polvorientos caminos. Evidentemente de algo tendrían que hablar mientras caminaban. Podrían haber comentado sobre mil cosas. Pero: ¡nos gusta tanto presumir de lo que sabemos! somos tan vanidosos en ocasiones, que no somos conscientes de cómo nos ponemos en ridículo y con cuánta frecuencia. 

Habrá recibido el amable lector con desgraciada frecuencia la dichosa pregunta: ¿pero no sabes lo que ha pasado? Habitualmente, no hay la menor intención de informar por parte del que pregunta. Ninguna voluntad de servir informando al otro ser humano. No, con demasiada frecuencia, simplemente hay deseo de presumir. De sorprender al otro con algo que no sabe. De dar rienda suelta a nuestra pequeña vanidad. 

Aquellos que iban juntos de camino, no pudieron evitar el intentar presumir de lo que sabían: de lo que había pasado en Jerusalén: pero ¿no sabes lo que ha pasado? 

¡Con cuanta frecuencia se cae en ese ridículo defecto! Pero ellos, los que todos conoceríamos más tarde con el nombre genérico de los “discípulos de Emaús” fueron el mayor ejemplo ¡se lo estaban preguntando al protagonista del suceso! Se lo estaban preguntando al compañero de viaje que, pasado sólo un rato, iban a reconocer como el Hijo de Dios, que había sido crucificado, muerto, sepultado y resucitado. ¡Caminaba con ellos a su lado y no lo reconocieron! Caminaba como ya jamás dejaría de hacerlo a nuestro lado a lo largo de los tiempos. Sin que tampoco, tantas veces, lo reconozcamos hoy, cuando sigue caminando en nuestra compañía. 

Dos mil años después, sigue acompañando a cada uno que queramos seguirle a pesar de nuestra imperfecta humanidad. A pesar de nuestras caídas. Ayudándonos siempre a recuperar el equilibrio y a levantarnos. Ayudándonos a intentar ser mejores. 

Me parece que hay una gran diferencia entre preguntar ¿pero no sabes lo que ha pasado? a preguntar ¿Qué te parece lo que ha pasado? La primera, como he indicado más arriba, siempre he creído que conlleva un penoso componente de vanidad y presunción. Sin el menor interés de que el otro se enriquezca con la información. Sólo de sorprenderle. De demostrar que se está mejor informado. 

La segunda, sin embargo, me parece que lleva la voluntad de enriquecerse con la opinión y experiencia del que ya se supone que sabe tanto como él de lo ocurrido y del que se quiere conocer, para su enriquecimiento, el poso que la experiencia del suceso ha dejado en el alma del otro. Compartiendo, tal vez, la suya propia. Pretendiendo enriquecer y enriquecerse por el conocimiento. 

Todo lo anterior, me lleva de nuevo al Evangelio de Lucas que, es enormemente aleccionador en este pasaje que nos refiere el Evangelista de la vida de Cristo: 

“Cuando llegaron cerca del pueblo adonde iban, Jesús hizo ademán de seguir adelante. Pero ellos le insistieron: «Quédate con nosotros, porque ya es tarde y el día se acaba». El entró y se quedó con ellos. Y estando a la mesa, tomó el pan y pronunció la bendición; luego lo partió y se lo dio. Entonces los ojos de los discípulos se abrieron y lo reconocieron, pero él había desaparecido de su vista”. 

“Hizo ademán de seguir adelante” nos recuerda Lucas, no quería imponer su presencia. Al igual que hoy, hemos de pedirle, hemos de desear el “…quédate con nosotros…” Hasta ese punto respeta nuestra libertad: hasta buscar no imponer la suya salvo que se lo pidamos, salvo que la deseemos. Salvo que nos abramos a Él. 

La Madre, si pedimos su intercesión, nos ayudará a no “dejarle pasar de largo” a conseguir que se quede con nosotros y que nos ayude a ahormar nuestra vida a la manera que El mismo nos señaló enseñándonos.

Información

Obispado en Guadalajara
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Teléf. 949231370
Móvil. 620081816
Fax. 949235268

Obispado en Sigüenza
C/Villaviciosa, 7
19250 Sigüenza
Teléf. y Fax: 949391911

Oficina de Información
Alfonso Olmos Embid
Director
Obispado
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Tfno. 949 23 13 70
Fax: 949 23 52 68
info@siguenza-guadalajara.org

Mapa de situación


Mapa de sede en Guadalajara


Mapa de sede en Sigüenza

Si pincha en los mapas, podrá encontrarnos con Google Maps