Carta semanal del obispo

'75 años de Cáritas Española'

 

 

 

El libro de los Hechos de los Apóstoles nos dice que los primeros cristianos, además de participar en la fracción del pan, en la oración comunitaria y en la enseñanza de los apóstoles, vivían con especial intensidad el mandamiento del amor. De hecho, eran reconocidos y valorados por los paganos porque se amaban y porque en algunos casos llegaban a vender sus posesiones para compartir sus bienes con los necesitados.

Esto quiere decir que, desde los primeros pasos de la Iglesia, la meditación de la palabra de Dios y la celebración de la eucaristía van íntimamente unidas a la actividad caritativa. Quien se alimenta del amor de Dios en la eucaristía y acoge su testimonio de amor en la meditación de su palabra no puede dejar de expresar este amor a Dios y a los hermanos. Por eso, la caridad no es responsabilidad de unos pocos cristianos, sino que es una exigencia gozosa de la fe para todos los miembros del Pueblo de Dios.

Millones de hombres y mujeres, a lo largo de la historia de la Iglesia, secundando el mandamiento del amor y asumiendo la práctica de las obras de misericordia, han entregado su vida y, en muchos casos, sus bienes para ofrecer ayuda a los hermanos marginados y excluidos de la sociedad. Los miles de voluntarios de las Cáritas parroquiales y diocesanas dan testimonio de esta realidad.

Con el propósito de iluminar, orientar y acompañar la actividad caritativa de las distintas diócesis, los obispos españoles juzgaron oportuno instituir el año 1947 Cáritas Española, como organización confederada de todas las Cáritas diocesanas. Este año se cumplen, por lo tanto, los 75 de aquel importante acontecimiento para la Iglesia española y para el impulso de la actividad caritativa en todas las diócesis y parroquias de España.

Durante este tiempo, con sus luces y sombras, miles de trabajadores y voluntarios de las Cáritas diocesanas y parroquiales de toda España han podido experimentar el amor, la cercanía, la escucha y la atención fraterna de los técnicos y voluntarios de Cáritas española en aquellos casos, en los que han solicitado su ayuda y colaboración.

Con ocasión de la celebración de este aniversario, hemos de dar gracias a Dios por los miles de agentes de pastoral que, en los lugares más recónditos de la geografía española o más allá de nuestras fronteras, han sido testigos del amor de Dios y de la fraternidad entre todos los seres humanos, defendiendo la dignidad de cada persona e impulsando la solidaridad con los más necesitados. Podríamos decir con el salmista "Dios ha estado grande con nosotros y estamos alegres" por lo vivido, lo compartido y lo celebrado.

Pero, al mismo tiempo, los 75 años de andadura de Cáritas Española tienen que ayudarnos a profundizar en su identidad y a darle un nuevo dinamismo a la actividad caritativa de la Iglesia. El impulso del voluntariado de Cáritas y de los responsables de la actividad caritativa debe estar entre las prioridades de presbíteros, obispos y cristianos laicos. Si se apaga el amor de la comunidad cristiana a los necesitados, comienza a oscurecerse el conocimiento de Jesucristo y su amor preferencial a los más pobres.

Con mi sincero afecto y bendición, feliz día del Señor

 

Atilano Rodríguez, Obispo de Sigüenza-Guadalajara

 

 

Oración diaria

 

 

 

 

 

 

 

NATIVIDAD DE SAN JUAN BAUTISTA

 

 

Texto Evangélico

 

A Isabel se le cumplió el tiempo del parto y dio a luz un hijo. Se enteraron sus vecinos y parientes de que el Señor le había hecho una gran misericordia, y se alegraban con ella. A los ocho días vinieron a circuncidar al niño, y querían llamarlo Zacarías, como su padre; pero la madre intervino diciendo: «¡No! Se va a llamar Juan». Y le dijeron: «Ninguno de tus parientes se llama así». Entonces preguntaban por señas al padre cómo quería que se llamase. Él pidió una tablilla y escribió: «Juan es su nombre» (Lc 1, 57-63).

 

Comentario

 

"/Por razón de que mañana se celebra el Corazón de Jesús, se adelanta la festividad de san Juan a este día. Tenemos ocasión de meditar el relato evangélico en el que se describe la decisión de Isabel y de Zacarías de poner el nombre de Juan a su hijo, a pesar de que en su familia no había tradición de este nombre. El nombre de Juan significa “Dios nos ha hecho misericordia”, experiencia de fecundidad y de bendición divina.

El nombre en la Biblia es vocación e identidad. Se da el caso de cambiar de nombre después de una intervención divina. Así Abram, se llamará Abraham; Jacob, Israel; Cefas, Simón Pedro. En el caso de Juan, el Espíritu inspiró a sus padres que le pusieran el nombre del precursor.

La Iglesia celebra, normalmente, la fiesta de un santo el día en que murió. Solo se celebra la Natividad de Jesús, de su madre María, y la de Juan Bautista. Con ello se desea proclamar la santidad con la que fueron ungidos desde antes de nacer. En el caso de Juan por el encuentro de su madre con la madre de Jesús cuando él aún estaba en el seno de la anciana Isabel.

Es día marcado por la luz, y en ello se ha fijado la Iglesia para celebrar a quien dijo de sí mismo “conviene que yo mengüe y Él crezca”. Hoy justamente la luz del día decrece y la noche avanza hasta la fecha en la que se anuncia el nacimiento del Mesías.

Feliz día de san Juan.

 

 

 

 

 

 

Consejo de dirección del Sínodo

Los miembros del Consejo de dirección del Sínodo han mantenido una reunión extraordinaria con diversos temas en el orden del día.

Tras la oración inicial se ha presentado el siguiente cuaderno sinodal a trabajar por los grupos. El título del mismo es "Desafiados" y aborda algunos desafíos de la Iglesia ante la sociedad actual.

Los temas a tratar en este cuaderno, que verá la luz al inicio del próximo curso pastoral, son: jóvenes, mujer, alejados, nuevas formas de unión y otros colectivos y ecología. Lo ha preparado un grupo coordinado por el sacerdote Miguel Ángel Torres.

También se han comunicado informaciones sobre la situación de los grupos sinodales, las respuestas recibidas y sobre la asamblea celebrada el pasado 11 de junio en Madrid, donde la Conferencia Episcopal presentó la síntesis nacional del Sínodo universal.

 

Información

Obispado en Guadalajara
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Teléf. 949231370
Móvil. 620081816
Fax. 949235268

Obispado en Sigüenza
C/Villaviciosa, 7
19250 Sigüenza
Teléf. y Fax: 949391911

Oficina de Información
Alfonso Olmos Embid
Director
Obispado
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Tfno. 949 23 13 70
Fax: 949 23 52 68
info@siguenza-guadalajara.org

Mapa de situación


Mapa de sede en Guadalajara


Mapa de sede en Sigüenza

Si pincha en los mapas, podrá encontrarnos con Google Maps