CARTA SEMANAL DEL OBISPO: 'El Señor viene'

 

 

Los medios de comunicación nos ofrecen cada día noticias de corrupción, de desprecio de la vida humana, de injusticias, de guerras, de violencia doméstica y del sufrimiento de millones de personas en todo el mundo. Con frecuencia, estas noticias dolorosas pueden provocar en nosotros desánimo, tristeza y desesperanza ante el futuro.

En medio de esta realidad, la noticia de la próxima celebración del nacimiento de Jesucristo y de su venida al mundo para compartir nuestra existencia puede pasar desapercibida o quedar en la penumbra de unas fiestas paganas, en las que lo importante es el consumo, la diversión, las compras compulsivas o la misma felicitación navideña sin saber muy bien por qué nos felicitamos.

Para los cristianos y para quienes buscan sentido a sus vidas, la noticia del nacimiento de Jesucristo es una invitación a despertarnos del sueño, a fortalecer las rodillas vacilantes y a levantar la cabeza pues se acerca nuestra liberación. La venida de Dios a nosotros y su presencia en medio del mundo nos permiten ver la realidad y contemplar a cada ser humano con una mirada nueva y confiada.

En el niño nacido en Belén de Judá, Dios viene al mundo para quedarse con nosotros, para compartir nuestros desalientos, para levantarnos de nuestra postración, para recordarnos que, en medio de las dificultades, hay esperanza y salvación. En Jesús, Dios se hace niño para enseñarnos a recorrer el camino de la vida sin amargura, con amor y verdad, superando los miedos que nos paralizan y nos cierran sobre nosotros mismos.

La celebración del Sínodo diocesano tiene que ser, ante todo, una invitación de Dios a salir de nuestras seguridades para ponernos en camino, para acoger su Palabra con un corazón renovado y para permanecer atentos a las aportaciones de nuestros hermanos. Dios, por medio de Jesús, se nos manifestará de distintas formas para que le dejemos entrar en nuestras vidas y para que respondamos con generosidad a sus insinuaciones.

Esto quiere decir que hemos de afrontar la constitución de los grupos sinodales y el recorrido del camino sinodal con una actitud confiada y de sincera conversión pastoral, sin replegarnos sobre nosotros mismos y sin permitir que las dificultades de la vida endurezcan nuestro corazón.

Con la convicción de que cada acontecimiento histórico tiene sus aspectos positivos y sus momentos de dificultad, elevemos nuestra súplica confiada al Señor para que ilumine nuestra mirada con la claridad de su venida y para que no permita que caigamos en la tentación de la indiferencia o la rutina. Sólo así podremos descubrirle presente en lo pequeño y en lo débil, en lo que no cuenta a los ojos del mundo.

Con mi sincero afecto y bendición, feliz día del Señor.

 

Atilano Rodríguez, obispo de Sigüenza-Guadalajara

 

 

 

 

Información

Obispado en Guadalajara
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Teléf. 949231370
Móvil. 620081816
Fax. 949235268

Obispado en Sigüenza
C/Villaviciosa, 7
19250 Sigüenza
Teléf. y Fax: 949391911

Oficina de Información
Alfonso Olmos Embid
Director
Obispado
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Tfno. 949 23 13 70
Fax: 949 23 52 68
info@siguenza-guadalajara.org

Mapa de situación


Mapa de sede en Guadalajara


Mapa de sede en Sigüenza

Si pincha en los mapas, podrá encontrarnos con Google Maps