Renovar nuestra relación con los pobres

Por Vicente Martín Muñoz

(Delegado episcopal de Cáritas Española)

 

 

 

Año nuevo, “odres nuevos”. Comenzamos un nuevo año y estamos llamados a renovar nuestro entusiasmo en el servicio a los más desfavorecidos porque sin entusiasmo no hay vida cristiana auténtica. No es cosa de optimismo fácil, sino algo propio de creyentes, portadores del don del Espíritu Santo, impulsados a vivir con entusiasmo el encuentro con Jesús para anunciar su Palabra, celebrar la fe y servir a los últimos de nuestra sociedad. 

Es prioritario renovar nuestra relación con los más pobres. No basta con atender y asistir, es necesario que los pobres estén más presentes en la vida de la Iglesia y de cada cristiano, ponerlos en el centro de la vida de la comunidad cristiana, escuchando sus clamores, reconociendo su fuerza salvífica, cuidando la calidad del compromiso desde un estilo evangélico, planteándose su atención espiritual y trabajando por la inclusión social. (cf. EG 186-216). 

Hay que reconocer que en la Iglesia se habla más de los pobres que con los pobres y cuando se habla con ellos frecuentemente se utiliza el lenguaje del trabajador o educador social: hablamos de empadronamientos, certificados, itinerarios de inserción, etc. No se puede reducir el pobre a un mero receptor de ayuda o a objeto de intervención social técnica. Hay que encontrar nuevos caminos para situar a los pobres en el corazón de la vida de la Iglesia, de su acción y misión. Hay que encontrar las palabras de la fe para hablar con los pobres, y las palabras de la fe empiezan con palabras de amistad y fraternidad. 

El episodio que narra los Hechos de los Apóstoles sobre la curación de un cojo es paradigmático de una nueva relación evangélica con los pobres. Pedro y Juan lo primero que dicen al hombre enfermo es: “míranos” (Hch 3, 1-10). Hay que mirar a los pobres, contemplarlos, establecer con ellos una relación personal para entenderles y escucharles. Debemos hablar con ellos como hermanos, no como usuarios de nuestros servicios. “Míranos” debe ser siempre la primera respuesta; es la clave para renovar nuestra relación con ellos (cf. EG 198). Y es que no se puede vivir el Evangelio lejos de los pobres: “Compartir con los pobres nos permite entender el Evangelio en su verdad más profunda”. Ellos no están ahí para nuestras buenas obras, no son, sin más, objeto de nuestra acción social, sino interlocutores del Evangelio que nos ayudan a acoger y vivir la esencia del Evangelio. (Mensaje 1ª Jornada Mundial de los pobres). 

Renovar la relación con los pobres pasa, dice Francisco, por tener pequeños gestos de cercanía que sean sinceros para que calen hondo; por cuidar el valor de estar juntos, desde un clima de igualdad, gozo y amistad; orar juntos en comunidad con la posibilidad de dirigirnos al mismo y único Dios desde lenguas, culturas y credos diferentes; compartir la comida, como hacía Jesús, anticipo de la mesa del Reino de Dios (cf. Mensaje II Jornada Mundial de los Pobres). Dichas acciones, siendo pequeñas y sencillas, pueden ser el inicio de procesos de dignificación y acompañamiento a las personas empobrecidas que lleven, incluso, hasta el encuentro personal con Jesús y su incorporación a la comunidad cristiana.   

Información

Obispado en Guadalajara
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Teléf. 949231370
Móvil. 620081816
Fax. 949235268

Obispado en Sigüenza
C/Villaviciosa, 7
19250 Sigüenza
Teléf. y Fax: 949391911

Oficina de Información
Alfonso Olmos Embid
Director
Obispado
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Tfno. 949 23 13 70
Fax: 949 23 52 68
info@siguenza-guadalajara.org

Mapa de situación


Mapa de sede en Guadalajara


Mapa de sede en Sigüenza

Si pincha en los mapas, podrá encontrarnos con Google Maps