La profecía del monacato

Por Ángel Moreno

(de Buenafuente)

 

 

No cabe cantar victoria ante el sufrimiento del prójimo, ni gozarse de manera insolidaria de lo diferente que es la suerte de vivir en medio del campo y en un ambiente de soledad y silencio, de oración y de naturaleza, cuando la población se ve sometida al aislamiento más dramático. Pero, al ver cómo de pronto la ciudad se clausura y los habitantes se quedan encerrados en sus cuatro paredes de viviendas reducidas, sin espacios verdes, al escuchar las noticias de tanto confinamiento obligado por causa de la pandemia, salta la evidencia de lo distintas que son las circunstancias en las que viven los que de siempre pueblan las clausuras. 

En los monasterios no se ha modificado ningún horario ni actividad. La campana madrugadora llama a maitines a orar, cuando aún es de noche, por tantos que sufren las tinieblas de la enfermedad, del dolor o del exilio. Siempre recuerdo la intuición de Olivier Clément, cuando interpreta que los monjes se levantan a medianoche para que el hombre no llore, como lo hacen los padres cando lloran sus hijos pequeños. 

El canto de laudes, el tiempo de oración en silencio, la celebración de la Eucaristía, la restauración en el refectorio comunitario, el trabajo doméstico, el “ora et labora” en el marco de arcos ojivales, de espacios abiertos, de claustros y deambulatorios que propician el movimiento, favorece vivir el curso de la mañana en sosiego y serena presencia interior de Quien lo habita todo. 

La pausa al mediodía da oportunidad para agradecer los dones y para compartir la mesa de alimentos frugales, suficientes, hechos con amor y con sabor a hogar. 

Sucede el tiempo de descanso, y de nuevo el toque de oración para reiniciar la tarea de la tarde, que culmina en tiempo de adoración, con el canto de vísperas. Sigue la cena y la oración de completas para terminar con la invocación a Nuestra Señora, que se eleva con el último tañido de las campanas.

Encuentro, en las actuales circunstancias, que el modo de vida monástico se ha convertido en profecía que cabe asumir como terapia para tiempos recios. 

Hoy los monjes y contemplativos del mundo se convierten en el Moisés que eleva sus manos por la humanidad y pide a Dios misericordia, que tenga piedad de su pueblo y lo libre de todo mal. Y también en ejemplo de vida que transcurre dando valor a lo esencial. 

Es tiempo de trascendencia, de romper el techo tan bajo que nos agobia y oprime el alma, y abrirnos a la relación interior, insospechada. Ahora es tiempo de orar, de leer, de cultivar la riqueza del corazón. 

Tened la seguridad de nuestra oración, hoy desde el monte nevado, que nos permite contemplar la belleza en momentos tan recios.

Información

Obispado en Guadalajara
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Teléf. 949231370
Móvil. 620081816
Fax. 949235268

Obispado en Sigüenza
C/Villaviciosa, 7
19250 Sigüenza
Teléf. y Fax: 949391911

Oficina de Información
Alfonso Olmos Embid
Director
Obispado
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Tfno. 949 23 13 70
Fax: 949 23 52 68
info@siguenza-guadalajara.org

Mapa de situación


Mapa de sede en Guadalajara


Mapa de sede en Sigüenza

Si pincha en los mapas, podrá encontrarnos con Google Maps