El Papa Francisco, abanderado mundial frente el coronavirus

Junto a donativos, gestos, acciones, mensajes y celebraciones especiales, ahora, para el mes de mayo, invita al rezo diario del Rosario para acabar con la pandemia

 

Por Jesús de las Heras Muela

(Periodista y sacerdote. Deán de la catedral de Sigüenza)

 

 

 

 

 

 

 

 

Desde que a mitad de febrero, el coronavirus llegara a Italia, el Papa Francisco se ha prodigado en mensajes, acciones y gestos de distinta naturaleza (entre otros muchos, donativos económicos para material sanitaria y para reforzar los trabajos de las distintas Cáritas nacionales). Así, por ejemplo,  el Hospital San Rafael de los Hermanos de San Juan de Dios en Madrid recibió recientemente un contingente destacado de material sanitario enviado por el Papa a través de su nuncio en España, monseñor Bernardito Auza. También han llegado ayudas papales a Siria e Irak, amén de preparar sendos fondos económicos para llegar a los países subdesarrollados y a los países de misión.

El 3 de marzo comenzó en Italia el estado de alarma por emergencia sanitaria grave. Doce días después en España y en fechas aproximadas, antes y después, en otros muchos países. Desde el pasado 6 de marzo, todos los días el Papa Francisco escribe al menos un mensaje en Twitter para contribuir a frenar la pandemia del coronavirus. Son ya más de un centenar de mensajes en Twitter con el hashtag, etiqueta #OremosJuntos. Próximamente, esta misma página de Religión de NUEVA ALCARRIA recogerá los textos más significativos de estos mensajes.

 

Peregrinaciones y celebraciones especiales 

El domingo 15 de marzo, por la tarde, el Santo Padre realizó una peregrinación privada a la céntrica iglesia romana de San Marcelo (junto a la oficina principal de Correos en Roma), donde se venera una preciosa talla del llamado Cristo de los Milagros o Cristo de la Peste, pues según cuenta la historia, dicha imagen fue sacada procesionalmente por las calles de la ciudad eterna en 1522, durante dieciséis días, y además logró salvarse de un incendio. Esta misma imagen fue la que utilizó san Juan Pablo II durante la liturgia penitencial del Jubileo del 2000, el domingo 12 de marzo de 2000, y en la que pidió perdón público por los errores y pecados históricos de la Iglesia a lo largo de los siglos.

Francisco, por su parte, completó su peregrinación de la tarde del domingo 15 de marzo con una nueva visita –un centenar de ocasiones lo ha hecho ya- a la basílica papal de Santa maría la Mayor de Roma, donde se venera el icono patronal y advocación mariana también patronal de Roma: “Salus Populi Romani” (Virgen de la Salud de Roma).

Tanto el Cristo de San Marcelo como la  “Salus Populi Romani”  presidieron las solitarias celebraciones papales de la Semana Santa de 2020 en la basílica de San Pedro, del 5 al 12 de abril. Y antes, la impresionante vigilia de oración con adoración eucarística y bendición especial “urbi et oribi” (“para la ciudad y para el mundo”). Esta misma bendición papal, con indulgencia plenaria, la impartió, como es habitual, tras la misa del Domingo de Pascua. Una imagen de la misa de Pascua del Papa, el domingo 12 de abril, en San Pedro de Roma, con el Cristo contra de la Peste, ya descrito, ilustra este artículo.

 

Carta para el rezo diario del Rosario

 Con fecha 25 de abril, en las vísperas, pues, del mes de mayo, Francisco escribió una carta pública a todos los fieles, invitándoles al rezo diario del Rosario, durante el mes de mayo, mes dedicado tradicionalmente a la Virgen María:

Este es su texto: “Queridos hermanos y hermanas, se aproxima el mes de mayo, en el que el pueblo de Dios manifiesta con particular intensidad su amor y devoción a la Virgen María. En este mes, es tradición rezar el Rosario en casa, con la familia. Las restricciones de la pandemia nos han obligado a valorizar esta dimensión doméstica, también desde un punto de vista espiritual.

Por eso, he pensado proponerles a todos que redescubramos la belleza de rezar el Rosario en casa durante el mes de mayo. Ustedes pueden elegir, según la situación, rezarlo juntos o de manera personal, apreciando lo bueno de ambas posibilidades. Pero, en cualquier caso, hay un secreto para hacerlo: la sencillez; y es fácil encontrar, incluso en internet, buenos esquemas de oración para seguir. Además, les ofrezco dos textos de oraciones a la Virgen que pueden recitar al final del Rosario, y que yo mismo diré durante el mes de mayo, unido espiritualmente a ustedes. Los adjunto a esta carta para que estén a disposición de todos (ver después).

Queridos hermanos y hermanas: contemplar juntos el rostro de Cristo con el corazón de María, nuestra Madre, nos unirá todavía más como familia espiritual y nos ayudará a superar esta prueba. Rezaré por ustedes, especialmente por los que más sufren, y ustedes, por favor, recen por mí. Les agradezco y los bendigo de corazón”.

 

Dos oraciones especiales a la Virgen María

Una de las dos oraciones a la que alude el Papa en el apartado anterior, ya la propuso al comienzo de la pandemia. Es una oración a la Virgen María, que ya fue publicada en esta misma página de NUEVA ALCARRIA, en su edición del pasado 20 de marzo. Dice así “¡Oh María, tú resplandeces siempre en nuestro camino como signo de salvación y de esperanza! Nosotros nos confiamos a ti, Salud de los enfermos, que bajo la cruz estuviste asociada al dolor de Jesús, manteniendo firme tu fe. Tú, Salvación de todos los pueblos, sabes de qué tenemos necesidad y estamos seguros que proveerás, para que, como en Caná de Galilea, pueda volver la alegría y la fiesta después de este momento de prueba.

Ayúdanos, Madre del Divino Amor, a conformarnos a la voluntad del Padre y a hacer lo que nos dirá Jesús, quien ha tomado sobre sí nuestros sufrimientos y ha cargado nuestros dolores para conducirnos, a través de la cruz, a la alegría de la resurrección. Bajo tu protección buscamos refugio, Santa Madre de Dios. No desprecies nuestras súplicas que estamos en la prueba y libéranos de todo pecado, ¡oh, Virgen gloriosa y bendita!”.

El lector la encontrará en la estampa editada al efecto con la Virgen de la Salud de Barbatona, imagen que acompaña estas líneas.

Ahora y ante el mes de mayo, el mes de la Virgen María, y con la invitación al rezo diario del Rosario en familia o personalmente, Francisco ha compuesto una segunda oración. Es la siguiente: «Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios». En la dramática situación actual, llena de sufrimientos y angustias que oprimen al mundo entero, acudimos a ti, Madre de Dios y Madre nuestra, y buscamos refugio bajo tu protección.

¡Oh, Virgen María!, vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos en esta pandemia de coronavirus, y consuela a los que se encuentran confundidos y lloran por la pérdida de sus seres queridos, a veces sepultados de un modo que hiere el alma. Sostiene a aquellos que están angustiados porque, para evitar el contagio, no pueden estar cerca de las personas enfermas.

Infunde confianza a quienes viven en el temor de un futuro incierto y de las consecuencias en la economía y en el trabajo. Madre de Dios y Madre nuestra, implora al Padre de misericordia que esta dura prueba termine y que volvamos a encontrar un horizonte de esperanza y de paz.

Como en Caná, intercede ante tu Divino Hijo, pidiéndole que consuele a las familias de los enfermos y de las víctimas, y que abra sus corazones a la esperanza. Protege a los médicos, a los enfermeros, al personal sanitario, a los voluntarios que en este periodo de emergencia combaten en primera línea y arriesgan sus vidas para salvar otras vidas. Acompaña su heroico esfuerzo y concédeles fuerza, bondad y salud. Permanece junto a quienes asisten, noche y día, a los enfermos, y a los sacerdotes que, con solicitud pastoral y compromiso evangélico, tratan de ayudar y sostener a todos.  Virgen Santa, ilumina las mentes de los hombres y mujeres de ciencia, para que encuentren las soluciones adecuadas y se venza este virus.

Asiste a los líderes de las naciones, para que actúen con sabiduría, diligencia y generosidad, socorriendo a los que carecen de lo necesario para vivir, planificando soluciones sociales y económicas de largo alcance y con un espíritu de solidaridad.

Santa María, toca las conciencias para que las grandes sumas de dinero utilizadas en la incrementación y en el perfeccionamiento de armamentos sean destinadas a promover estudios adecuados para la prevención de futuras catástrofes similares.

Madre amantísima, acrecienta en el mundo el sentido de pertenencia a una única y gran familia, tomando conciencia del vínculo que nos une a todos, para que, con un espíritu fraterno y solidario, salgamos en ayuda de las numerosas formas de pobreza y situaciones de miseria. Anima la firmeza en la fe, la perseverancia en el servicio y la constancia en la oración.

¡Oh, María, Consuelo de los afligidos!, abraza a todos tus hijos atribulados, haz que Dios nos libere con su mano poderosa de esta terrible epidemia y que la vida pueda reanudar su curso normal con serenidad. Nos encomendamos a Ti, que brillas en nuestro camino como signo de salvación y de esperanza. ¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce Virgen María! Amén”.

 

Los misterios del Rosario

Los lunes y los sábados corresponden los misterios gozosos (1º Encarnación; 2º Visitación; 3º Natividad; 4º Presentación en el templo; y 5º, Pérdida y hallazgo del Niño Jesús). Los martes y viernes es el turno para los misteriosos dolorosos (1º Getsemaní; 2º Flagelación; 3º Coronación de espinas; 4º Vía Crucis; y 5ª Crucifixión y muerte del Señor).

Los jueves son los misterios luminosos (1º Bautismo del Señor, 2º Bodas de Caná; 3º Predicación del Reino; 4º, Transfiguración; y 5º Última Cena). Son los misterios creados en 2002 por el Papa Juan Pablo II. Y los miércoles y los domingos, los misterios gloriosos (1º Resurrección del Señor; 2º Ascensión del Señor; 3º Pentecostés; 4º Asunción de María; y 5º Coronación de María).

Acabado el Rosario, se rezan las Letanías lauretanas y el  Padre Nuestro, Ave María y Gloria por las intenciones del Papa. Y ahora, cada día, una de las dos oraciones propuestas por Francisco.

 

Campaña nacional y misa por 13 TV desde Barbatona

Coincidiendo con esta propuesta del Papa, en toda España se ha lanzado una campaña del rezo diario del Rosario, con un mapa interactivo, donde cada persona puede apuntarse, indicando la ciudad o pueblo y el horario aproximado donde lo reza. En Sigüenza, el domingo 26 de abril, ya había apuntadas más de un centenar de personas.

Por otro lado, el obispo diocesano, monseñor Atilano Rodríguez, en una carta a los sacerdotes diocesanos, ha realizado asimismo la siguiente comunicación:” El próximo día 10 de mayo estaba previsto realizar la Marcha Diocesana al Santuario de Nuestra Señora de la Salud de Barbatona. Con dolor por parte de todos, tenemos que suspenderla. No obstante, debo comunicaros una buena noticia: una persona oriunda de Barbatona, que tiene una productora de televisión en Madrid, se ha ofrecido generosamente para hacer la retransmisión de la santa misa desde el santuario, cumpliendo con las normas dictadas por el gobierno de la nación y por las autoridades sanitarias”. Será el domingo 10 de mayo, a las 12 horas, por 13 TV y otras plataformas televisivas y de internet y redes sociales. El próximo viernes dedicaremos esta página al tema.

 

Artículo publicado en 'Nueva Alcarria' el 1 de mayo de 2020

Información

Obispado en Guadalajara
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Teléf. 949231370
Móvil. 620081816
Fax. 949235268

Obispado en Sigüenza
C/Villaviciosa, 7
19250 Sigüenza
Teléf. y Fax: 949391911

Oficina de Información
Alfonso Olmos Embid
Director
Obispado
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Tfno. 949 23 13 70
Fax: 949 23 52 68
info@siguenza-guadalajara.org

Mapa de situación


Mapa de sede en Guadalajara


Mapa de sede en Sigüenza

Si pincha en los mapas, podrá encontrarnos con Google Maps