Poesía en la salida del confinamiento

Laura Lara y María Lara

(Profesoras universitarias, escritoras y académicas de la Televisión) (*)

 

 

 

 

Hemos vivido días muy duros. Es muy triste toda defunción pero aún más si cabe durante los consecutivos estados de alarma, en que lo único que se podía hacer era llorar en el hogar, postergando los símbolos.

El domingo 12 de abril de 2020 fallecía en Azuqueca nuestro abuelo, Pedro Lara Pérez. Era nuestro fan más entusiasta: nos escuchaba en la radio, nos veía en la tele y miraba en las portadas de nuestros libros su apellido.

Se fue en el inicio del Domingo de Resurrección, cuando en nuestros pueblos de Cuenca tienen lugar las procesiones del Encuentro, entre Jesús y la Virgen María. A nuestro abuelo Pedro le gustaba asistir a todas las celebraciones religiosas, de hecho muchas de sus fotos son caminando en procesiones, y también le gustaban los cohetes. Buena parte de la infancia que nació antes de la Guerra se está marchando como ha vivido: con el esfuerzo del trabajo y el sacrificio. Sin dar quehacer al sistema, sin hacer ruido.

Fue juez de paz en Albendea y, cuando nacimos, se dio cuenta de que nos gustaba conversar, hablamos de multitud de temas en estos años, aunque nos gustaría que el diálogo no hubiera terminado. Era Pedro Lara Pérez también nuestro Padrino de Bautismo, precisamente, en la víspera, el 11 de abril, fue el aniversario. Sacramento celebrado en la parroquia de San Miguel Arcángel, de Azuqueca, como la boda de Laura con el Guardia Civil Eduardo Muñoz, de la que María fue la Madrina.

Pedro no murió de coronavirus, sino de los problemas de salud que ya padecía y que se agravaron durante el estado de alarma. Le encantaba vivir y, hasta el último momento, estuvo comentando la actualidad con lucidez.

Esa noche no pudimos acompañarlo en el tanatorio por las medidas vigentes aunque lo velamos en silencio en casa. Nos queda el consuelo de que murió rodeado de sus hijos, y dando consejos para nosotras, sus únicas nietas. Gracias a la colaboración de los amigos sacerdotes, entre el domingo y el lunes de Pascua, se le habían dedicado 5 misas por su eterno descanso, y multitud de oraciones y apoyos nos llegaban por redes sociales en nuestros canales profesionales como escritoras.  

El 27 de abril habría cumplido 98 años, nuevamente se le han dedicado misas. Descanse en Paz.

En memoria de su recuerdo y convencidas de que la muerte no es el final, este poema compuesto por María desde el confinamiento y desde el duelo. Que compartimos en este mes de julio en que, entre otros venerables, festejamos por este orden en la hoja del almanaque a San Fermín, a San Benito y a María Magdalena. También a San Joaquín y a Santa Ana, patronos de los abuelos. Confiamos pasar el domingo 26 de julio con nuestra abuela Pilar, que cada día nos anima con su fe y su alegría.

 

Cuando todo esto pase

            Poner en paz la conciencia,

            buscar en el algoritmo al alma,

            esquivar de la fiebre el síntoma,

            despertar para apurar el día.

 

            ¿Qué pensará de nosotros la primavera?

            De las estaciones del parvulario

            siempre fue la preferida.

            Jovial, alegre y traviesa, 

            ¡miradla colorear los pétalos!,

            y lanzar su sombrero al aire

            en paseos por la alameda.

 

            Pero, ahora, la Prima Vera,

            más allá del patio del colegio

            busca vida y no la halla.

            O, ¿sí la encuentra?

 

            ¿Has llamado a nuestras puertas?

            En casa estamos.

            La tecnología es el duende

            que hace transparentes

            las paredes y fronteras.

 

            ¿Has recorrido el hospital?

            Tú lates en los respiradores,

            y en el pulmón que lucha.

            ¿Pasaste por el cuartel?

            ¿Por el despacho convertido en plató?

            ¿Por el aula de videoconferencia?

            ¿Por el salón de la abuela?

            ¿Por el balcón de la radio?

            ¿Por el camión de heno?

            ¿Por la tienda de campaña?

 

            Ay querida primavera,

            llegó el momento del ahora:

            ahora o nunca.

            ¿Quién conoce el tiempo

            que Alguien nos apuntó

            como abecedario

            en el métrico libro de la guía?

 

            Somos ciudadanos electrónicos

            en un Medievo con prisas.

            Es el instante de decir aquello

            que se quedó entre silencios.

 

            Cuando todo esto pase,

            volverás, sé que lo harás, primavera.

            Y a la calle saldremos jubilosos

            como el minero que contempla la luz.

            Entonces, será el momento

            de recordar que somos más humanos,

            pues juntos superamos la pandemia.

 

            Y rendir tributo deberemos

            a quienes, por no transmitir el virus,

            se marcharon sin hacer ruido.

            Valientes en camilla

            durante una noche callada,

            héroes que no retornaron a su hogar

            porque una falsa corona

            osó segarles la dicha.

 

            Resistencia, resiliencia, esperanza.

            Ahora o nunca hay que apretar

            en la distancia la mano.

            Llegó la hora de susurrar:

            "todo irá bien",

            en un grito al planeta Tierra.

 

 

Doctoras Laura Lara y María Lara (*)

Profesoras de la UDIMA

Escritoras Premio Algaba

Historiadoras de Cuatro

 

 

 

Información

Obispado en Guadalajara
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Teléf. 949231370
Móvil. 620081816
Fax. 949235268

Obispado en Sigüenza
C/Villaviciosa, 7
19250 Sigüenza
Teléf. y Fax: 949391911

Oficina de Información
Alfonso Olmos Embid
Director
Obispado
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Tfno. 949 23 13 70
Fax: 949 23 52 68
info@siguenza-guadalajara.org

Mapa de situación


Mapa de sede en Guadalajara


Mapa de sede en Sigüenza

Si pincha en los mapas, podrá encontrarnos con Google Maps