Este domingo, fiesta de la Virgen de la Mayor de Sigüenza

Sin procesión de los faroles, aunque sí habrá rosario a las 21 horas en la catedral, y con las demás medidas de prevención de la pandemia, y con misa principal a las 11:30 horas, con don Atilano y monseñor Asenjo

 

Por Jesús de las Heras Muela

(Periodista y sacerdote. Deán de la catedral de Sigüenza)

 

 

 

 

 

 

 

 

La misa solemne de este domingo 22 de agosto será a las 11:30 horas, presidida por el obispo diocesano, monseñor Atilano Rodríguez, acompañado del arzobispo emérito de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo, seguntino de nacimiento y miembro de la cofradía. Asimismo, hoy, domingo 22 de agosto, ante el altar de la Virgen de la Mayor, hay dos misas más: 9 horas y 20 horas.

En razón de la pandemia, no hubo ni ofrenda floral pública (sí privada o particular), ni habrá hoy la tan concurrida, solemne y hermosa procesión de los faroles, de las 21:30 horas del domingo de la fiesta de la Virgen de la Mayor. A cambio, sí se tendrá el rezo del rosario a las 21 horas del domingo 22 de agosto ante el altar de la patrona seguntina, previo requipe general de las campanas de la catedral.

«Santa María de la Esperanza, mantén el ritmo de nuestra espera» es el lema de la novena (del viernes 13 al sábado 21 de agosto, con convocatorias a las 8 horas y las 19:30 horas) y fiesta de la Virgen de la Mayor, patrona principal de Sigüenza, cuya intención general se ofrece por superación definitiva y víctimas de la pandemia y por todos aquellos que trabajan y sirven para su sanación.

Por todo ello, en estas vísperas de la fiesta religiosa principal de Sigüenza, este año ofrezco a continuación unos apuntes históricos sobre la Virgen de la Mayor y su culto y celebraciones a lo largo de los siglos.

 

 

 

Siglos XII al XIV

La Virgen de la Mayor es una imagen originariamente románica, de madera de ciprés, traída a Sigüenza por el obispo Bernardo de Agén, reconquistador y restaurador de la diócesis, en el año 1124. Su emplazamiento primero fue la capilla mayor de la catedral, de donde procede su nombre popular: Virgen de la Mayor.

         Artísticamente, es una imagen que representa el misterio de la Coronación de María. Es efigie "socia belli" ("compañera de batalla"), ya que acompañaba al obispo Bernardo en sus intervenciones en pro de la reconquista del antiguo territorio diocesano. Es también imagen eucarística: tiene una concavidad con portezuelas al dorso, en donde se guardaban reliquias y el viático o Santísimo Sacramento.

En las Actas de la catedral de Sigüenza del año 1197 consta que el entonces obispo Rodrigo mandó que ardieran día y noche ante la imagen de la Virgen de la Mayor siete lámparas, de plata grabada, llenas de aceite.

En el año 1313, hallándose muy deteriorada la imagen, el obispo Simón Girón de Cisneros mandó revestirla de plata. Por ello, durante un tiempo fue llamada "La Blanca", título que no prevaleció ya que el pueblo seguía llamándola la Virgen de la Mayor. Durante la citada restauración de la talla, se procede también a otras acciones, que le dotan de una presencia más gótica -ágil, risueña, señorial, benedicente-, como actualmente puede contemplarse.

 

Entre 1493 y 1673

En 1493, según relatan las Actas de la Catedral de Sigüenza, comienzan la procesión anual de la imagen de la Virgen de la Mayor, cuya fiesta venía ya celebrándose en el domingo siguiente a la Asunción de María (entre los días 17 y 23 de agosto). Era obispo de Sigüenza Pedro González de Mendoza, el guadalajareño cardenal Mendoza.

El año 1522 el obispo de Sigüenza Fadrique de Portugal funda la Cofradía de la Virgen de la Mayor, cuyos primeros estatutos datan de 1598, siendo obispo de Sigüenza Lorenzo Suárez de Figueroa y Fernández de Córdoba.

En 1609-1610 se construye un nuevo retablo para la capilla mayor de la catedral. Es obra de Giraldo de Merlo. Era obispo de Sigüenza fray Mateo de Burgos, franciscano. La imagen de la Virgen de la Mayor experimenta entonces distintos emplazamientos: en 1610 en la Iglesia de Santa María de Medina o Santa María de los Huertos -actual iglesia de las Hermanas Clarisas y perteneciente al patrimonio catedralicio- y en 1617 y hasta 1673, en la capilla de la Anunciación de la catedral de Sigüenza, a cuyo efecto el artista Juan de Orihuela labra altar y retablo, que desde 1904 es ocupado por una imagen de la Inmaculada.

Entre 1666 y 1673, por mandato del obispo Andrés Bravo de Salamanca, el artista Juan de Lobera construye en el transcurro de la catedral un altar-retablo barroco destinado a la Virgen de la Mayor. Es desde entonces su sede.

 

De 1809 a 1906

En 1809, la imagen de la Virgen de la Mayor se libra milagrosamente de ser quemada por los franceses, en plena guerra de la Independencia. Con todo, un soldado francés deja huella de lo acontecido mediante un sablazo en la mejilla derecha de la imagen de la Virgen, que todavía permanece hoy.

En el año 1871, siendo obispo Francisco de Paula Benavides y Navarrete, se renuevan los Estatutos de la Cofradía de la Virgen de la Mayor, que han permanecido en vigor hasta 2005, año en que se renuevan, a la luz del Código de Derecho Canónico de 1983, y siendo obispo José Sánchez González, quien firma estos nuevos estatutos con fecha 24 de junio de 2005.

El 18 de marzo de 1906 es robada la corona de la Virgen de la Mayor y un anillo. Inmediatamente después, por suscripción popular y ayudas del Cabildo Catedralicio, se labra una nueva corona para la Virgen y las Religiosas Ursulinas bordan un manto de raso blanco para la fiesta de la coronación, que tiene lugar el 17 de agosto de 1906, presidida por el obispo de Sigüenza fray Toribio de Minguella y Arnedo.

Asimismo, en el anochecer de aquel día, se celebró una procesión especial por las calles Medina, Seminario, San Roque, Puerta de Guadalajara, Valencia, Fuerte, Mayor y Plaza. En los últimos treinta años no se había realizado esta procesión, cuyos orígenes datan de 1493.

 

Entre 1926 y 1998

En 1926 comienzan las gestiones para dotar de un rosario de faroles con los misterios del Rosario para esta procesión, que sale, por primera vez, a las calles seguntinas el 17 de agosto de 1928. Era obispo de Sigüenza Eustaquio Nieto Martín.

En octubre de 1936, en plena guerra civil española, el rosario de faroles es gravemente dañado. Tras el final de la guerra, se emprende su restauración y mejora y en la fiesta de la Virgen de la Mayor de 1943 sale el nuevo rosario de faroles. En sede vacante tras el martirio el 27 de julio de 1936 del obispo Nieto Martín, la diócesis era regida por el canónigo arcediano Hilario Yaben Yaben como vicario capitular.

Entre 1941 y 1946 -años de la restauración de la catedral, gravemente dañada durante la guerra civil- la imagen de la Virgen de la Mayor es ubicada en la capilla parroquial de San Pedro, dentro de la catedral.

 En 1974, el obispo Laureano Castán Lacoma promueve una nueva restauración de la imagen, que además es despojada de los mantos que la revestían. Desde entonces la imagen ofrece la belleza cipresina de su original creación bajomedieval. El entonces afamado escultor Francisco Fernández de Córdoba fue el artífice de esta restauración.

En 1998, la Cofradía de la Virgen de la Antigua de Guadalajara ofrece a la Cofradía de la Virgen de la Mayor de Sigüenza dos faroles de los misterios gozosos y dieciocho faroles de mano.

 

Desde el año 2000 a nuestros días

El actual trono de la Virgen de la Mayor de Sigüenza es una bellísima obra de arte del siglo XVII, coetánea con su retablo de Juan Lobera, mandado construir por el obispo Andrés Bravo de Salamanca, a partir del año 1666 y en el que está la imagen de la Virgen de la Mayor desde el 17 de julio de 1673. Este trono hubo de ser retirado tras la guerra civil española de 1936-1939.  En el año 2000 se acometió su restauración, realizada por el restaurador Francisco Boldo Pascua, de origen seguntino. Y el día 22 de diciembre del aquel mismo año 2000 la Virgen de la Mayor volvió a ser entronizada en él.  Se trata de un bellísimo trono barroco, compuesto de jaspe, mármol, lapislázuli, ébano, bronce, carey, ágatas y ónice

En 2000, la Cofradía hace entrega de un cuadro de la Virgen de la Mayor a la Casa de Guadalajara en Madrid. En 2005, con fecha 24 de junio, el obispo José Sánchez González, como ya se dijo, aprueba los nuevos estatutos de la Cofradía de la Virgen de la Mayor. Y con fecha 15 de noviembre de 2005, la Dirección general de Turismo y Artesanía de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha declara fiesta de interés turístico regional a la procesión de los faroles.

También en el siglo XXI, la Virgen de la Mayor se ha visto realzada en su culto con dos espléndidas alfombras en color azul, al igual que es azul, el mismo tono, de sus sillones para los cultos en su honor. La Cofradía ofreció en estas dos últimas décadas nuevos bancos de madera noble para los fieles y un ambón litúrgico; y fue renovada la iluminación, en 2009, del altar y hornacina. La mejora y modernización de la iluminación se vio completada en agosto de 2020 con cien nuevas bombillas led para la corona del altar de la Virgen.

 

Gestos solidarios en los últimos años

En 2012, en plena crisis económica, el gesto solidario de la Novena y Fiesta de la Virgen de la Mayor se tradujo en cuatro mil euros en metálico y cerca de un millar de kilos de alimentos para Cáritas.

En 2013, el gesto solidario tuvo por destino Románovka, en la Rusia Oriental, junto a Vladivostock, junto al Pacífico, frente a Japón, donde estaba entonces destinada una religiosa seguntina de las Hermanas de la Caridad de Santa Ana, y quien promovía el Proyecto Tropinka, de atención a niños necesitados.

En 2014, en pleno comienzo del recrudecimiento de la persecución a los cristianos de Oriente Medio por parte del Estado Islámico, se recaudaron también otros cuatro mil euros que se enviaron a los cristianos perseguidos.

En 2016, hubo un donativo una familia de Ecuador, que vio desolada su vivienda tras los terremotos en este país andino durante el mes de abril de aquel año. Se hizo entrega del donativo a una misionera seguntina religiosa Dorotea.

En 2017 y en 2018, el gesto solidario de cada uno de estos años fue un donativo de 200 euros para la Cáritas local.

En 2019, se dotaron dos becas completas para una vocación misionera (2.000+2.000: 4.000 euros), con destino al efecto a Obras Misionales Pontificias-España.

En 2020, en plena pandemia, la colecta especial se destinó a sufragar los gastos de la transmisión por circuito cerrado de televisión de la misa del día de la fiesta de la Virgen de la Mayor. Y este año, se lleva a cabo una recaudación extraordinaria en favor, a través de Cáritas, de los damnificados tras el reciente nuevo terremoto en Haití.

 

 

Artículo publicado en 'Nueva Alcarria' el 20 de agosto de 2021

Información

Obispado en Guadalajara
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Teléf. 949231370
Móvil. 620081816
Fax. 949235268

Obispado en Sigüenza
C/Villaviciosa, 7
19250 Sigüenza
Teléf. y Fax: 949391911

Oficina de Información
Alfonso Olmos Embid
Director
Obispado
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Tfno. 949 23 13 70
Fax: 949 23 52 68
info@siguenza-guadalajara.org

Mapa de situación


Mapa de sede en Guadalajara


Mapa de sede en Sigüenza

Si pincha en los mapas, podrá encontrarnos con Google Maps