Al compás del sínodo diocesano (2): camino recorrido y retorno a los grupos sinodales

Guía para el trabajo sinodal en grupos del tema primero, sesión primera, del cuaderno primero, “Llamados”, de nuestro Sínodo de Sigüenza-Guadalajara

 

Por Jesús de las Heras Muela

(Periodista y sacerdote. Deán de la catedral de Sigüenza)

 

 

 

 

 

 

 

 

Ya esta página de Religión de NUEVA ALCARRIA estuvo dedicada el 4 de febrero a una primera entrega para seguir el compás del Sínodo diocesano, una vez, que, a partir del 20 de enero, comenzaron a retornar los trabajos de los grupos sinodales. Entonces, hacíamos memoria del camino sinodal recorrido hasta ahora y del camino que ahora se abre y sus etapas siguientes. También hace dos semanas informábamos que se había editado y distribuido el cuaderno de trabajo número 1, titulado “Llamados”. Esta semana y la próxima nos vamos a adentrar en las dos sesiones o partes del primer tema del dicho cuaderno número 1.

 

 

“Llamados”

El Sínodo de Sigüenza-Guadalajara tiene por lema general la frase “¡Vívelo!”, tiene como anhelo y objetivo principal esta otra frase: “El Sínodo diocesano nos impulsa a evangelizar”.

A la luz, de las respuestas a la gran encuesta sinodal del verano de 2019, el consejo de dirección del sínodo, presidido por el obispo, concretó, en las vísperas de la pandemia, en los 20 temas más solicitados los asuntos a abordar por el sínodo, primero en los grupos sinodales, y más adelante, con las aportaciones de los grupos y las correspondientes mesas de ponencia, en la asamblea sinodal.

Los 20 temas se agruparon y distribuyeron en cuatro grandes bloques temáticos. El primero lleva por título “Llamados” y tiene como referencia bíblica la frase san Pablo en su segunda carta a Timoteo, capítulo 1, versículo 16, “Reaviva el don que hay en ti”. El subtítulo de este primer bloque es “Mirada hacia dentro”. 

Y los cinco temas concretos presentados en el cuaderno de trabajo número 1, el que acaba de publicarse y entregarse a las parroquias, comunidades y grupos, son los siguientes: la vocación, los fundamentos de la fe, la espiritualidad cristiana, la coherencia fe-vida y la comunión eclesial. Durante lo que queda de curso pastoral (hasta junio) se ha de trabajar en estos temas desde los materiales del cuaderno primero.

Cada uno de estos cinco temas consta de dos sesiones de trabajos. El primer tema es la VOCACIÓN y su primera sesión es la llamada universal a la santidad. Y a continuación, espigamos en algunos de los contenidos de esta primera sesión del tema primero del cuaderno 1 del trabajo sinodal en grupos

 

Presentación del tema

La vida humana, desde la inicial llamada a la vida hasta la llamada final a la eternidad, pasando por el resto de sus llamadas de amor, responde, de algún modo, a aquello que hermosa y vivencialmente escribiera san Agustín de Hipona (354-430): “Nos hiciste, Señor, para ti y nuestro corazón no descansará, está inquieto, hasta que vuelva a ti” (Confesiones 1, 1).

A lo largo de los siglos, esta doctrina, la llamada o vocación universal a la santidad, a responder al amor del de Dios, estuvo presente en distintos autores cristianos como san Francisco de Sales (1567-1622) y san Josemaría Escrivá de Balaguer (1902- 1975), por citar tan solo dos conocidos y significativos ejemplos.

Como criaturas amadas de Dios, creadas a su imagen y semejanza, y, sobre todo bautizados, todos hemos recibido una primera llamada originaria de Dios al don de la vida, y posteriormente recibimos una segunda llamada a realizar la propia existencia en uno de los distintos estados de vida (orden sacerdotal, vida consagrada, otras formas de consagración, laicado).

En cada uno y desde cada uno de estos estados, hemos de realizar la llamada universal a la santidad que significa que todos los bautizados (sacerdotes, vida consagrada o laicos), tenemos como misión y como destino la perfección de la santidad. La vocación universal a la santidad es “situar la santidad en la vida cotidiana, en la puerta de al lado y en nuestras mismas casas y barrios” (Papa Francisco).

Es la santidad de la primera y de la segunda persona del singular. Es santidad de los trabajadores, enfermos, ancianos, padres, abuelos, consagrados, laicos, educadores, sacerdotes, jóvenes y adultos, casados, solteros o viudos, de quienes tienen autoridad y de quienes no la tienen. Es la santidad para mí, para ti, para todos. Y esta santidad no es solo posible, sino también necesaria

 

Iluminación de esta llamada desde la Palabra de Dios

 La llamada universal a la santidad descrita se ilustra e ilumina en el cuaderno 1, tema 1, sesión1, de nuestro sínodo mediante dos textos de la Palabra de Dios. Así, en su carta a los Gálatas (1, 11-17), San Pablo empieza afirmando que no hay más que un verdadero Evangelio (el plan de salvación de Dios, la buena noticia de responder a la llamada de amor de Dios). Este único y verdadero Evangelio es el de Jesucristo, que Pablo continúa presentando, desde su conversión, con estas palabras:

“Os hago saber, hermanos, que el Evangelio anunciado por mí no es de origen humano; pues yo no lo he recibido ni aprendido de ningún hombre, sino por revelación de Jesucristo. Porque habéis oído hablar de mi pasada conducta en el judaísmo: con qué saña perseguía a la Iglesia de Dios y la asolaba, y aventajaba en el judaísmo a muchos de mi edad y de mi raza como defensor muy celoso de las tradiciones de mis antepasados. Pero, cuando aquel que me escogió desde el seno de mi madre y me llamó por su gracia, se dignó revelar a su Hijo en mí para que lo anunciara entre los gentiles, no consulté con hombres ni subí a Jerusalén a ver a los apóstoles anteriores a mí, sino que, enseguida, me fui a Arabia, y volví a Damasco”.

El segundo bíblico que se ofrece procede del santo evangelio según san Mateo (Mt 19,16-22). Es el pasaje conocido como el de la conversación de Jesús con el llamado joven rico: “Se acercó uno a Jesús y le preguntó: «Maestro, ¿qué tengo que hacer de bueno para obtener la vida eterna?». Jesús le contestó: «¿Por qué me preguntas qué es bueno? Uno solo es Bueno. Mira, si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos». Él le preguntó: «¿Cuáles?». Jesús le contestó: «No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre, y ama a tu prójimo como a ti mismo». El joven le dijo: «Todo eso lo he cumplido. ¿Qué me falta?». Jesús le contestó: «Si quieres ser perfecto, anda, vende tus bienes, da el dinero a los pobres —así tendrás un tesoro en el cielo— y luego ven y sígueme». Al oír esto, el joven se fue triste, porque era muy rico”.

 

Concilio Vaticano II

La vocación universal a la santidad y, en suma, a responder al plan de Dios sobre cada uno de nosotros que ilustra también en la sesión 1 del tema 1 del cuaderno 1 de nuestro sínodo diocesano con un texto del Concilio Vaticano II.

Es la constitución pastoral “Gaudium et spes”, capítulo 10, sobre la Iglesia en el mundo actual, que nos dice lo siguiente acerca de las grandes cuestiones y problemas a los que se enfrenta la condición humana de todos los tiempos:

“Sin embargo, ante la actual evolución del mundo, son cada día más numerosos los que se plantean o los que acometen con nueva penetración las cuestiones más fundamentales: ¿Qué es el hombre? ¿Cuál es el sentido del dolor, del mal, de la muerte, que, a pesar de tantos progresos hechos, subsisten todavía?  ¿Qué valor tienen las victorias logradas a tan caro precio? ¿Qué puede dar el hombre a la sociedad? ¿Qué puede esperar de ella? ¿Qué hay después de esta vida temporal?”.

Y a renglón seguido, el Vaticano II responde a estas preguntas con las siguientes afirmaciones: Cree la Iglesia que Cristo, muerto y resucitado por todos, da al hombre su lz y su fuerza por el Espíritu Santo a fin de que pueda responder a su máxima vocación y que no ha sido dado bajo el cielo a la humanidad otro nombre en el que sea necesario salvarse. Igualmente cree que la clave, el centro y el fin de toda la historia humana se halla en su Señor y Maestro. Afirma, además, la Iglesia que bajo la superficie de lo cambiante hay muchas cosas permanentes, que tienen su último fundamento en Cristo, quien existe ayer, hoy y para siempre”.

 

Papa Francisco

Tras la publicación de la exhortación apostólica, “Gaudete et exsultate” (frase latina que se traduce al español en “Alegraos y regocijaos”, frase del evangelio de Mateo, capítulo 5, versículo 12), en la primavera del año 2018, plasmó con ejemplos concretos cómo vivir la vocación cristiana universal a la santidad.

A nuestro parecer, son de utilidad los siguientes pensamientos, extractos de la misma exhortación apostólica, que el mismo Papa Francisco publicó en sus mensajes en Twitter tras la publicación.  Los resumimos en doce:

1. ¿Eres consagrada o consagrado? Sé santo viviendo con alegría tu entrega. #SantosHoy (9-4-2018) 2. ¿Estás casado? Sé santo amando y ocupándote de tu marido o de tu esposa, como Cristo lo hizo con la Iglesia. #GaudeteetExsultate (9-4-2018) 3. ¿Eres un trabajador? Sé santo cumpliendo con honradez y competencia tu trabajo al servicio de los hermanos. #Santidad (9-4-2018)

4. ¿Eres padre, madre, abuela o abuelo? Sé santo enseñando con paciencia a los niños a seguir a Jesús. #SantosHoy (9- 4-2018) 5. ¿Tienes autoridad? Sé santo luchando por el bien común y renunciando a tus intereses personales. #GaudeteetExsultate (9-4-2018)

6. Ser pobre en el corazón, reaccionar con humilde mansedumbre, saber llorar con los demás, buscar la justicia con hambre y sed, mirar y actuar con misericordia: esto es santidad. #SantosHoy (9-4-2018) 7. Mantener el corazón limpio de todo lo que mancha el amor, sembrar paz a nuestro alrededor, aceptar cada día el camino del Evangelio, aunque nos traiga problemas, esto es santidad. #SantosHoy (10-4-2018)

8. La palabra «feliz» o «bienaventurado» es sinónimo de «santo», porque la persona fiel a Dios alcanza, en la entrega de sí, la verdadera felicidad. #GaudeteetExsultate (11-4-2018) 9. La santidad es el rostro más bello de la Iglesia. #SantosHoy (11-4-2018)

10. El santo es una persona con espíritu orante, que necesita comunicarse con Dios. No hay santidad sin oración. #Santidad (12-4-2018) 11. La santidad a la que el Señor te llama crece mediante pequeños gestos buenos en la vida cotidiana. #GaudeteetExsultate (13- 4-2018) 12. Todos estamos llamados a ser santos viviendo con amor y ofreciendo nuestro testimonio en las ocupaciones de cada día. #GaudeteetExsultate (14-4-2018)”.

 

Preguntas a los grupos sinodales

Tras estos y otros materiales, y desde un clima explícito de escucha, diálogo y oración, nuestro cuaderno sinodal 1, tema 1, sesión 1, formula, para el trabajo de los grupos, cinco preguntas, cuyas respuestas, en su momento, se estudiarán y formarán parte de los siguientes pasos del camino sinodal.  Las preguntas han de ser respondidas, preferentemente, en grupo y recogidas las distintas respuestas.

Estas cinco preguntas son: (1) ¿Cómo resuena en ti y en el grupo la afirmación de que la existencia humana es una vocación, una llamada permanente de Dios? (2) ¿Cómo nos puede ayudar a ser mejores cristianos todo lo que nos dice el texto del Vaticano II?

(3) ¿Cuáles son para ti los criterios que hacen posible esa “santidad de la puerta de lado, de las clases medias”, como dice el Papa Francisco, esa santidad común y ordinaria, a la que todos estamos llamados?

(4) ¿Podrías poner algunos ejemplos de personas que hayas conocido y que hayan vivido esa santidad a que alude Francisco?  (5) ¿Qué importancia crees que tiene esta santidad de y en la vida cotidiana para relanzar e impulsar la misión evangelizadora de la Iglesia en general y en particular de nuestra Iglesia diocesana?

 

 

PUBLICADO EN NUEVA ALCARRIA 18 FEBRERO 2022

Información

Obispado en Guadalajara
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Teléf. 949231370
Móvil. 620081816
Fax. 949235268

Obispado en Sigüenza
C/Villaviciosa, 7
19250 Sigüenza
Teléf. y Fax: 949391911

Oficina de Información
Alfonso Olmos Embid
Director
Obispado
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Tfno. 949 23 13 70
Fax: 949 23 52 68
info@siguenza-guadalajara.org

Mapa de situación


Mapa de sede en Guadalajara


Mapa de sede en Sigüenza

Si pincha en los mapas, podrá encontrarnos con Google Maps