Al compás del Sínodo Diocesano (7): la oración

Guía para el trabajo sinodal en grupos del tema tercero, sesión segunda, del cuaderno primero, "Llamados", de nuestro Sínodo Sigüenza-Guadalajara

 

Por Jesús de las Heras Muela

(Periodista y sacerdote. Deán de la catedral de Sigüenza)

 

 

 

 

 

 

 

 

En el tema o bloque tercero del cuaderno primero, “Llamados (Mirada hacia dentro)”, del Sínodo diocesano de Sigüenza-Guadalajara se ahonda en las fuentes de la espiritualidad cristiana, en cómo se nutre y crece la vida cristiana, que, fundamentada en la fe y la llamada a la misión evangelizadora, necesita llenarse continuamente para después poder dar.

Las fuentes de la espiritualidad cristiana son, sobre todo, dos: la Palabra de Dios y la oración. También lo son la celebración de los sacramentos –muy particularmente la misa dominical vivida con fidelidad-, la liturgia de las horas y el propio ejercicio de la caridad, del apostolado y de la misión.

Hace dos semanas dedicábamos esta página de NUEVA ALCARRIA a la Palabra de Dios. Hoy lo hacemos a la oración, manantial imprescindible e inagotable de la espiritualidad cristiana.

 

Ambientación

 

La vida pública de Jesús, su ministerio apostólico, según nos relatan los evangelios, están repletos de citas en las que se muestra cómo Jesús continuamente se retira a orar.

Hasta tal punto la oración de Jesús marcaba su vida, que sus mismos apóstoles y discípulos le preguntaron en distintas ocasiones acerca de la oración: “Una vez que estaba Jesús orando en cierto lugar, cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: «Señor, enséñanos a orar, como Juan enseñó a sus discípulos». Él les dijo: «Cuando oréis, decid: “Padre, santificado sea tu nombre, venga tu reino, danos cada día nuestro pan cotidiano, perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todo el que nos debe, y no nos dejes caer en tentación” (Lucas 11, 1-4). Es la oración del Padre Nuestro, la principal oración cristiana.

 

Santa María de los Huertos de Sigüenza, emblemático lugar para la oración

 

20 breves definiciones de oración

 

1.-«Orar es hablar con Dios» (San Agustín de Hipona).

2.-«Orar es una conversación familiar con Dios» (San Juan Clímaco).

3.-«La oración es la elevación del alma a Dios o la petición a Dios de bienes convenientes» (San Juan Damasceno).

4.-«Orar es estar con Dios» (San Francisco de Asís).

5.-«La oración es la respiración del alma y de la vida» (Santa Teresa de Jesús)

6.-«Orar es tratar de amistad, aun tratando muchas veces a solas, con quien sabemos nos ama»  (Santa Teresa de Jesús)

7.-«Orar es permanecer fielmente en el fuego del amor de Dios» (San Juan de la Cruz)

8.-«Orar es que Él mira y yo le miro» (Santo Cura de Ars)

9.-«Orar es pensar en Dios, amándole» (San Carlos de Foucauld).

10.-«Para mí, la oración es un impulso del corazón, una sencilla mirada lanzada hacia el cielo, un grito de reconocimiento y de amor tanto desde dentro de la prueba como en la alegría» (Santa Teresa del Niño Jesús).

11.-«La oración es la llave de la mañana y el cerrojo de la noche» (R. Tagore).

12.-«La oración es la aceptación diaria de nuestra flaqueza» (M. Gandhi).

13.-«Orar, contemplar es amar para sumergirse en Dios, buscando su voluntad» (San Juan XXIII).

14.-«Rezar es simple, cualquiera que sea la forma, es ir a beber al manantial del amor: Dios» (Michel Quoist).

15.-«Aprendemos a orar, orando. El Señor Jesús nos ha enseñado a orar ante todo orando Él mismo» (San Juan Pablo II).

16.-«La oración cristiana nace, se nutre y desarrolla en torno al acontecimiento por excelencia de la fe, el Misterio pascual de Cristo» (San Juan Pablo II).

17.-«Dialoga con Jesús en la oración, escucha a Jesús que te habla en el Evangelio, encuentra a Jesús, presente en el necesitado» (Papa Benedito XVI).

18.-«La oración es la llave que abre el corazón misericordioso de Dios» (Papa Francisco).

19.-«La oración es estar con Dios, es vivir con Dios, es amar a Dios» (Papa Francisco).

20.-«Rezar significa llamar a la puerta de un amigo. Dios es nuestro amigo» (Papa Francisco).

 

Palabra de Dios

 

De la multitud de pasajes del Nuevo Testamento que podríamos referir acerca de la oración, nos quedamos como un bien conocido, la parábola de la oración del fariseo y del publicano, en la que, además, se nos enseña cómo y qué orar y que la humildad es clave fundamental en la oración:

“Dijo también esta parábola a algunos que confiaban en sí mismos por considerarse justos y despreciaban a los demás: «Dos hombres subieron al templo a orar. Uno era fariseo; el otro, publicano. El fariseo, erguido, oraba así en su interior: “¡Oh Dios!, te doy gracias porque no soy como los demás hombres: ladrones, injustos, adúlteros; ni tampoco como ese publicano. Ayuno dos veces por semana y pago el diezmo de todo lo que tengo”. El publicano, en cambio, quedándose atrás, no se atrevía ni a levantar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho diciendo: “¡Oh Dios!, ten compasión de este pecador”. Os digo que este bajó a su casa justificado, y aquel no. Porque todo el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido” (Lucas 18, 9-14).

 

La adoración eucarística es un espléndido modo de oración

 

Catecismo de la Iglesia Católica

 

El Catecismo de la Iglesia Católica de 1992, que presenta la oración como don de Dios, como alianza y como comunión, contextualiza del siguiente modo la oración: «“Este es el misterio de la fe”. La Iglesia lo profesa en el Símbolo de los Apóstoles (primera parte) y lo celebra en la Liturgia sacramental (segunda parte), para que la vida de los fieles se conforme con Cristo en el Espíritu Santo para gloria de Dios Padre (tercera parte). Por tanto, este misterio exige que los fieles crean en él, lo celebren y vivan de él en una relación viviente y personal con Dios vivo y verdadero. Esta relación es la oración».

 

La oración de los 5 dedos, del Papa Francisco

 

«Te pido, Dios mío, por los que amamos, esos que están más unidos a mí. Por los que enseñan, instruyen y curan. Por los líderes, los gobernantes y quienes tienen autoridad. Por los débiles, enfermos y atormentados. Te pido, Dios mío, por el más pequeño de todos, por mí mismo».

(1) El dedo pulgar es el más cercano a ti. Así que empieza orando por quienes están más cerca de ti. Son las personas más fáciles de recordar. Orar por nuestros seres queridos es una dulce obligación.

(2) El siguiente dedo es el dedo índice. Ora por quienes enseñan, instruyen y curan. Esto incluye a los maestros, profesores, médicos y profesores. Ellos necesitan apoyo y sabiduría para indicar la dirección correcta a los demás.

(3) El siguiente dedo es el más alto. Es llamado dedo medio, corazón o mayor. Nos recuerda a nuestros líderes. Ora por el presidente, los congresistas, los empresarios y los gerentes. Estas personas dirigen los destinos de nuestra patria y guían a la opinión pública. Necesitan la guía de Dios.

(4) El cuarto dedo es nuestro dedo anular. Aunque a muchos les sorprenda es nuestro dedo más débil, como te lo puede decir cualquier profesor de piano. Debe recordarnos orar por los más débiles, con muchos problemas o postrados por las enfermedades. Necesitan tus oraciones de día y de noche. Nunca será demasiado lo que ores por ellos. También debe invitarnos a orar por los matrimonios, en cuyos dedos anulares llevan la alianza de su matrimonio.

(5) Y por último está nuestro dedo meñique, el más pequeño de todos los dedos, que es como debemos vernos ante Dios y ante los demás. Como dice la Biblia, “los últimos serán los primeros”. Tu meñique debe recordarte orar por ti. Cuando ya hayas orado por los otros cuatro grupos, verás tus necesidades en la perspectiva correcta y podrás orar mejor por las tuyas.

 

Texto del obispo diocesano

 

Este tema de la oración en el camino sinodal es también ambientado con una cita de la carta pastoral de nuestro obispo diocesano, Atilano Rodríguez Martínez, titulada «Con gratitud y esperanza», y firmada el 1 de mayo de 2020, en lo más crudo de la pandemia. Leemos en la página 21 de esta carta:

 

«Cuando el dolor es tan intenso que resulta casi imposible soportarlo, como puede sucedernos en la actualidad, gritemos al Señor: “¡Levántate, Señor!, ven en nuestra ayuda. ¡Sálvanos por tu misericordia! Despierta, no nos rechaces para siempre” (Sal 44, 24-27). También podemos orar con las palabras de los discípulos, zarandeados en la barca por las olas del mar: “Señor, ¿no te importa que perezcamos?” (Mc 4, 38). Desde esta confianza en el Señor, durante estos días de desconcierto generalizado y de intenso sufrimiento, todos, incluso quienes tenían un poco abandonada la oración, hemos suplicado al Padre por la recuperación de los enfermos, por los difuntos, por sus familiares, por los que viven este momento en soledad y por tantos voluntarios que, olvidándose de sí mismos y de sus preocupaciones inmediatas, han arriesgado sus vidas para salvar las nuestras».

 

Preguntas y propuestas para el trabajo en grupos

 

Tras estos y otros materiales, y desde un clima explícito de escucha, diálogo y oración, nuestro cuaderno sinodal 1, tema 3, sesión 2 formula, para el trabajo de los grupos, tres preguntas, cuyas respuestas, en su momento, se estudiarán y formarán parte de los siguientes pasos del camino sinodal.  Las preguntas han de ser respondidas, preferentemente, en grupo y recogidas las distintas respuestas.  

 

Estas son las preguntas:

 

1.- ¿Cuál ha sido tu experiencia de oración durante lo más crudo de la pandemia?

2.- De las definiciones clásicas de oración, elige tres y explica cómo se puede llevar a cabo una oración así.

3.- ¿Debemos potenciar la oración comunitaria en nuestras parroquias? Propón alguna idea sobre cómo debería llevarse a cabo.

 

Asimismo, se formulan estas dos propuestas:

 

(1) Oración conjunta del Padre Nuestro, haciendo parada, silencio y ecos de cada una de sus siete peticiones. El moderador del grupo enuncia la frase, por ejemplo, Padre Nuestro…, se hace silencio orante y se intercambian ecos espontáneos; y así sucesivamente con el Padre Nuestro completo.

(2) Señalar entre todos tres o cuatro propuestas para robustecer y testimoniar la vida de oración a tenor de los textos arriba reproducidos.

 

Artículo publicado en 'Nueva Alcarria' el 27 de mayo de 2022

Información

Obispado en Guadalajara
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Teléf. 949231370
Móvil. 620081816
Fax. 949235268

Obispado en Sigüenza
C/Villaviciosa, 7
19250 Sigüenza
Teléf. y Fax: 949391911

Oficina de Información
Alfonso Olmos Embid
Director
Obispado
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Tfno. 949 23 13 70
Fax: 949 23 52 68
info@siguenza-guadalajara.org

Mapa de situación


Mapa de sede en Guadalajara


Mapa de sede en Sigüenza

Si pincha en los mapas, podrá encontrarnos con Google Maps