Al compás del Sínodo diocesano (8): coherencia entre fe y vida

Guía para el trabajo sinodal en grupos del tema cuarto, sesión primera, del cuaderno primero, “Llamados”, de nuestro Sínodo de Sigüenza-Guadalajara

 

Por Jesús de las Heras Muela

(Periodista y sacerdote. Deán de la catedral de Sigüenza)

 

 

 

 

 

 

 

 

En el tema o bloque cuarto del cuaderno primero, “Llamados (Mirada hacia dentro)”, del Sínodo diocesano de Sigüenza-Guadalajara, queremos acercarnos a una realidad preocupante y creciente en nuestra Iglesia. Es lo que los últimos Papas, desde san Pablo VI, han definido como “uno de los grandes dramas contemporáneos”: la ruptura entre la vivencia de la fe y su verdadera práctica.

Lo que, en el argot popular, se conoce con la frase “Yo soy cristiano, pero no practicante” o “soy cristiano, pero por libre”. Dicho de otro modo, se trata de que sean las obras –“obras son amores”- las que avalen nuestra condición de cristianos.

En este bloque temático, no vamos a entrar propiamente en la cuestión de los alejados, sino en algunas praxis de cristianos, incluso a veces practicantes en el sentido más amplio de la palabra

Antes de desarrollar esta cuestión, recordemos como Jesucristo en el Evangelio fustiga continuamente a los fariseos por su falsedad e hipocresía, por su falta de coherencia entre la fe y la vida (Mateo 23,13-14; Mateo 23,15; Mateo 23,16-22; Mateo 23,23-24; Mateo 23,25-26; Mateo 23, 27-28; Mateo 23,29-36.) Y hemos elegido solo citas del evangelio de san Mateo por su condición de judío practicante y observante converso por Jesús y recaudador de impuestos y por el hecho de que el destinatario primero de su evangelio es precisamente el pueblo judío.

 

Los 10 Mandamientos, barómetro de la coherencia fe-vida

 

Para contribuir a aclarar conceptos e ideas al respecto, ofrecemos, en primer lugar, un elemental y concreto decálogo sobre lo que SÍ ES la coherencia entre la fe y la vida:

(1) Coherencia fe-vida significa intentar vivir y cumplir los diez mandamientos de la ley de Dios.

(2) Coherencia fe-vida significa de este modo sentir y practicar los tres primeros mandamientos de la ley de Dios, que supone amarle sobre todas las cosas, tributarle el respeto debido y rendirle de corazón y con asiduidad el culto que le corresponde.

(3) Coherencia fe-vida significa hacer vida la fe en nuestras relaciones familiares, basadas sobre el matrimonio entre un hombre y una mujer, y llevadas a la cotidianeidad con padres, hijos, hermanos, etc. Fomentar la piedad familiar y que nuestros hogares sean Iglesias domésticas, educar en la fe, vivir, gozar, sufrir y morir en ella. Apuntar a los hijos a la clase de Religión Católica y a la catequesis parroquial y a otras ofertas pastorales de la parroquia, comunidades y diócesis. Y, seguir el crecimiento de la fe en los hijos.

(4) Coherencia fe-vida significa una apuesta decidida e incuestionable en favor del don sagrado e inviolable de la vida desde su inicio hasta su ocaso natural. El cristiano ha de tener claras determinadas líneas rojas que la sociedad y culturas contemporáneas pretenden: aborto, eutanasia, contracepción no natural, etc.

(5) Coherencia fe-vida es también conocer, entender sus razones, respetar y vivir la moral sexual que nos propone la Iglesia.

(6) Coherencia fe-vida es asimismo es una opción incuestionable e imprescindible en favor de la justicia que se condensa y explicita en la Doctrina Social de la Iglesia. Además, practicar la justicia como expresión de la coherencia entre la fe y vida excluye el hurto, la corrupción, la ocultación y demás violaciones a las leyes sobre esta materia legítima y moralmente justas.

(7) Coherencia fe-vida se traduce igualmente en la observancia de corazón y de hechos del octavo mandamiento: “No dirás falsos testimonios, ni mentirás”. Y todo lo que ello engloba como la murmuración, la crítica, el chismorreo, etc.

(8) Coherencia fe-vida es el ejercicio de la caridad y de la misericordia, (“En esto sabrán que sois discípulos míos: en que os amáis unos a otros como yo os he amado”, Juan 13,34-35).

(9) Coherencia fe-vida es vivir la fe en, de, desde y con la Iglesia. Es sentir con la Iglesia.

(10) Coherencia vida-fe es practicar los sacramentos y nutrirnos de ellos. Es conocer, meditar, divulgar y orar la Palabra de Dios para que sacramentos, palabra y caridad vayan, poco a poco, haciéndose vida.

 

Lecturas de la Palabra de Dios

 

Escuchamos, en primer lugar, al apóstol Santiago en su carta, capítulo 2, versículos 14 a 20:

 

“¿De qué le sirve a uno, hermanos míos, decir que tiene fe, si no tiene obras? ¿Podrá acaso salvarlo esa fe? Si un hermano o una hermana andan desnudos y faltos del alimento diario y uno de vosotros les dice: «Id en paz, abrigaos y saciaos», pero no les da lo necesario para el cuerpo, ¿de qué sirve? Así es también la fe: si no tiene obras, está muerta por dentro. Pero alguno dirá: «Tú tienes fe y yo tengo obras, muéstrame esa fe tuya sin las obras, y yo con mis obras te mostraré la fe». Tú crees que hay un solo Dios. Haces bien. Hasta los demonios lo creen y tiemblan. ¿Quieres enterarte, insensato, de que la fe sin las obras es inútil?”.

 

Y ahora, el conocido relato del encuentro entre Jesús y el joven rico, que encontramos en el evangelio de san Marcos, capítulo 10, versículos 17-31:

 

“Cuando salía Jesús al camino, se le acercó uno corriendo, se arrodilló ante él y le preguntó: «Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?». 8Jesús le contestó: «¿Por qué me llamas bueno? No hay nadie bueno más que Dios. Ya sabes los mandamientos: no matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, no estafarás, honra a tu padre y a tu madre». Él replicó: «Maestro, todo eso lo he cumplido desde mi juventud». Jesús se quedó mirándolo, lo amó y le dijo: «Una cosa te falta: anda, vende lo que tienes, dáselo a los pobres, así tendrás un tesoro en el cielo, y luego ven y sígueme». A estas palabras, él frunció el ceño y se marchó triste porque era muy rico. Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos: «¡Qué difícil les será entrar en el reino de Dios a los que tienen riquezas!». Los discípulos quedaron sorprendidos de estas palabras. Pero Jesús añadió: «Hijos, ¡qué difícil es entrar en el reino de Dios! Más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el reino de Dios». Ellos se espantaron y comentaban: «Entonces, ¿quién puede salvarse?». Jesús se les quedó mirando y les dijo: «Es imposible para los hombres, no para Dios. Dios lo puede todo». Pedro se puso a decirle: «Ya ves que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido». Jesús dijo: «En verdad os digo que no hay nadie que haya dejado casa, o hermanos o hermanas, o madre o padre, o hijos o tierras, por mí y por el Evangelio, que no reciba ahora, en este tiempo, cien veces más —casas y hermanos y hermanas y madres e hijos y tierras, con persecuciones— y en la edad futura, vida eterna. Muchos primeros serán últimos, y muchos últimos primeros»”.

         

Papa San Pablo VI

 

El Papa San Pablo VI firmó con fecha 8 de diciembre de 1975 la exhortación apostólica “Evangelii nuntiandi” (EN), en castellano Anunciar el Evangelio, fruto del Sínodo de los obispos de 1974 sobre la evangelización.

         

“La ruptura entre Evangelio y cultura es sin duda alguna el drama de nuestro tiempo, como lo fue también en otras épocas. De ahí que hay que hacer todos los esfuerzos con vistas a una generosa evangelización de la cultura, o más exactamente de las culturas. Estas deben ser regeneradas por el encuentro con la Buena Nueva. Pero este encuentro no se llevará a cabo si la Buena Nueva no es proclamada”. (EN, n.20)

         

Papa Francisco

 

Su magisterio sobre la coherencia fe-vida lo vamos a sintetizar, en aras a la sencillez y a la claridad, en el siguiente decálogo de frases suyas:

 

1.-La Iglesia necesita santos de todos los días: los de la vida ordinaria llevada adelante con coherencia.

2.-El Señor nos invita a todos a vencer el rencor con la caridad y el perdón, viviendo la fe cristiana con coherencia y valentía.

3.-Jesús tenía autoridad porque lo que enseñaba era coherente con lo que hacía, con su vida. La autoridad se demuestra en esto: coherencia y testimonio.

4.-Como el Buen Samaritano, no nos avergoncemos de tocar las heridas de los que sufren; más aún, tratemos de curarlas con obras concretas de amor.

5.-En un mundo afectado por el virus de la indiferencia, las obras de misericordia son el mejor antídoto.

6.-Cumplir con alegría obras de caridad hacia los que sufren en el cuerpo y en el espíritu es el modo más auténtico de vivir el Evangelio.

7.-No hay amor sin obras de amor. La entrega al hermano brota del corazón que ama.

8.-La eucaristía nos fortalece para que demos frutos de obras buenas y vivamos como verdaderos cristianos.

9.-El amor es siempre dedicación a los demás. Porque el amor se ve en las obras, no en las palabras.

10.-Si el Señor te ha dado dones y riquezas es para hacer a otros, en su nombre, muchas obras buenas.

 

Preguntas y propuestas para el trabajo en grupos

 

Tras estos y otros materiales, y desde un clima explícito de escucha, diálogo y oración, nuestro cuaderno sinodal 1, tema 4, sesión 1, formula, para el trabajo de los grupos, tres preguntas, cuyas respuestas, en su momento, se estudiarán y formarán parte de los siguientes pasos del camino sinodal.  Las preguntas han de ser respondidas, preferentemente, en grupo y recogidas las distintas respuestas.         

Estas son las preguntas: 1.- ¿A qué causas achacas tú la dificultad, incluso creciente, de que los cristianos vivamos nuestra fe de un modo más coherente? 2.- Del decálogo que te hemos ofrecido sobre lo que significa coherencia entre fe y vida, di el punto que te parece más claro y necesario y el que podrías más en cuestión.

3.- De las diez frases del Papa sobre coherencia fe-vida, elige dos e indica qué se podría hacer para conseguirlo en nuestra Diócesis.

Asimismo, se formulan estas dos propuestas:

(1) Otro coloquio sobre cómo hemos vivido y estamos viviendo en este tiempo de pandemia por el coronavirus y crisis varias la coherencia entre la fe y la vida.

(2) Un compromiso personal de cada miembro del grupo para fortalecer la coherencia fe-vida en propia existencia y en la vida y misión de la Iglesia. Se hace primero un silencio y estos dos compromisos se escriben en un papel sin firmar, que se entrega al secretario del grupo.

 

Artículo publicado en NUEVA ALCARRIA el 10 de junio de 2022

Información

Obispado en Guadalajara
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Teléf. 949231370
Móvil. 620081816
Fax. 949235268

Obispado en Sigüenza
C/Villaviciosa, 7
19250 Sigüenza
Teléf. y Fax: 949391911

Oficina de Información
Alfonso Olmos Embid
Director
Obispado
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Tfno. 949 23 13 70
Fax: 949 23 52 68
info@siguenza-guadalajara.org

Mapa de situación


Mapa de sede en Guadalajara


Mapa de sede en Sigüenza

Si pincha en los mapas, podrá encontrarnos con Google Maps