Desde el 18 de junio, fecha de las reuniones del Consejo Episcopal con arciprestes, delegados y CONFER, el vicario general, Agustín Bugeda, está consultando las fechas y los actos que han de figurar en el calendario pastoral del curso 2020-2021.

Las fiestas y celebraciones, las citas de formación y de retiros, así como otras fechas de relevancia comunitaria, han de ajustarse al calendario litúrgico universal y a las programaciones particulares de cada sector pastoral. Por eso hace la consulta el vicario durante estas semanas, hasta el 15 de julio, a los responsables de zonas y actividades. La práctica habitual es revisar todos los datos a comienzos de septiembre, repaso más pertinente este año por las circunstancias que imponga la epidemia del coronavirus.

De momento, se ha señalado el 22 de julio como fecha para la celebración de un funeral diocesano, en la catedral de Sigüenza, por todos los fallecidos de Covid-19, y el 26 de julio, fiesta de san Joaquín y santa Ana, como jornada de oración por los afectados de la pandemia.

 

 

 

El domingo 5 de julo de 2020, décimo cuarto domingo del tiempo litúrgico ordinario, la Iglesia católica en España celebra la Jornada de Responsabilidad en la Carretera y de Apostolado en el Tráfico. «El transporte y la movilidad: creadores de trabajo y contribución al bien común” (Jesús recorría pueblos y ciudades, Mt 9, 35)» es el lema de la jornada, que promueve la Comisión Episcopal para la Pastoral Social y la Promoción Humana y cuyo presidente es nuestro obispo diocesano.

Esta jornada eclesial, con más de medio siglo de trayectoria, se sitúa en el primer domingo de julio, en los albores del periodo vacacional y en la proximidad de la fiesta de san Cristóbal, 10 de julio, patrono de los conductores.

La comisión permanente del consejo de dirección del Sínodo mantuvo, el pasado 26 de junio, una reunión para revisar y hacer memoria del camino sinodal recorrido por la diócesis hasta que, el pasado mes de marzo a causa de la pandemia del Covid-19, hubo que suspender los trabajos que estaban llevando a cabo los grupos sinodales.

Durante la sesión de trabajo también se trató cómo afrontar el futuro tan incierto, que esta situación inesperada obliga a replantearse las formas de llevar a término el camino iniciado.

Por una parte, y aunque la programación inicial se haya visto interrumpida, hay que insistir en la sensibilización y en la oración, tanto individual como comunitaria, por el fruto del sínodo. Además, los responsables de preparar los materiales para la reflexión de los grupos siguen trabajando en la elaboración de los mismos, teniendo en cuenta los cambios personales, sociales y eclesiales que ha provocado la pandemia.

Por otra parte, teniendo en el horizonte el inicio del próximo curso pastoral, se contemplan dos posibilidades de trabajo. Si las actividades pudieran comenzar sin riesgos y con cierta normalidad, se seguirá trabajando en grupos los cuadernos como hasta ahora. Si, a causa de la pandemia, estos no pudieran reunirse se pueden contemplar alternativas virtuales. No obstante, siendo conscientes de la importancia de la reunión del grupo, si continuaran las restricciones o el distanciamiento social a causa del coronavirus, se cree conveniente aplazar los trabajos hasta un momento más oportuno.

Finalizado el estado de alarma el día 21, con fecha de 25 de junio monseñor Atilano Rodríguez ha decretado las medidas de prevención a observar por las comunidades diocesanas en las celebraciones de culto público. Son normas aprobadas por los cinco obispos de la Provincia Eclesiástica de Toledo que dejan sin vigencia las anteriores. Una parte de las trece indicaciones dadas se refieren a las medidas de higiene, aforo y distancias, limpieza y ventilación de templos, además de a formas saludables de participación en los actos de culto. Otras precisan aspectos sobre celebraciones de funerales, matrimonios, primeras comuniones, misas patronales, procesiones y coros parroquiales.

Especial relevancia tiene la primera pues es la que restaura la práctica habitual del precepto dominical que había quedado en suspenso durante el período de alarma. Según ella, la misa del domingo obliga canónicamente a todas las personas en edad y condiciones de poder asistir, mientras que “las personas mayores en situación de riesgo por edad, enfermedad u otros motivos graves” están dispensadas del precepto.

 

ENLACE AL DECRETO CON LAS NUEVAS MEDIDAS

 

Con las limitaciones impuestas por la crisis sanitaria y el confinamiento, la Delegación Diocesana de Enseñanza ha desplegado la campaña en favor de matricular a los escolares en Religión, campaña que acostumbra a realizar en el tiempo de matriculación para el siguiente curso.

En tal sentido, mediante los medios digitales y la hoja diocesana El Eco ha difundido la llamada “Yo apunto a mis hijos a clase de Religión” junto con la presentación de ocho aprendizajes que se ganan optando por esta materia.

Cabe recordar que en los centros provinciales han cursado Religión en 2019-2020 el 61% de los alumnos matriculados, con variación de porcentaje según los niveles de enseñanza primaria y secundaria.

Información

Obispado en Guadalajara
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Teléf. 949231370
Móvil. 620081816
Fax. 949235268

Obispado en Sigüenza
C/Villaviciosa, 7
19250 Sigüenza
Teléf. y Fax: 949391911

Oficina de Información
Alfonso Olmos Embid
Director
Obispado
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Tfno. 949 23 13 70
Fax: 949 23 52 68
info@siguenza-guadalajara.org

Mapa de situación


Mapa de sede en Guadalajara


Mapa de sede en Sigüenza

Si pincha en los mapas, podrá encontrarnos con Google Maps