'El dinamismo misionero de nuestra diócesis'

 

 

Queridos hermanos en el Señor: Os deseo gracia y paz.

Escuchando a los sacerdotes a lo largo de estas semanas, he apreciado el impulso misionero que llevó a muchos de ellos a proclamar el Evangelio fuera del límite territorial de la Diócesis.

Conmueve escuchar la narración vital de los años dedicados al ministerio de la evangelización entre personas de otros países. Muchos sacerdotes han dedicado gran parte de su vida a compartir la fe, animar la esperanza y ser testigos de la caridad. Algunos han ocupado responsabilidades importantes en otras diócesis. Otros han colaborado con entusiasmo hasta los límites de sus fuerzas. Hay algunos que han regresado a nuestra Diócesis por cuestiones familiares o por la llamada de los pastores.

Todos han trabajado para favorecer el encuentro con Jesucristo, para promover la dignidad humana y contribuir al desarrollo de los pueblos. Han conocido, respetado y estimado otras culturas, han aprendido otras lenguas, han recibido acogida y hospitalidad. Reconocen lo mucho que han ganado.

Nosotros recibimos de ellos una gran lección: la misión sigue siendo necesaria, porque la originalidad y la unicidad de la revelación de Jesucristo impulsan al testimonio misionero de toda la Iglesia. No puede haber mayor pobreza que no conocer a Jesucristo.

El decreto conciliar “Nostra aetate” afirma que la Iglesia “anuncia y tiene la obligación de anunciar constantemente a Cristo, que es "el Camino, la Verdad y la Vida” (Jn 14,16), en quien los hombres encuentran la plenitud de la vida religiosa, en quien Dios reconcilió consigo todas las cosas” (n. 2).

Vivimos en un contexto que se caracteriza por la pluralidad de religiones y la defensa de la libertad de decisión y de pensamiento, pero hoy resulta más urgente que nunca el compromiso de la Iglesia en la evangelización de los pueblos. No se trata de una posibilidad, sino de una obligación. Es necesario dar a conocer el “resplandor del Evangelio de la gloria de Cristo” (2 Cor 4,4). San Pablo lo expresa con palabras memorables: “¡Ay de mí si no anuncio el Evangelio!” (1 Cor 9,16).

Desde estas líneas deseo agradecer la labor realizada por nuestros misioneros, valorar su entrega y dedicación y reconocer su espíritu evangelizador.

El relevo generacional es imprescindible. Nos vemos limitados en fuerzas, en edad y en personas, pero la misión es apremiante. Por ello, rezamos al Señor para que acompañe y custodie a quienes actualmente trabajan en territorios de misión: sacerdotes, personas consagradas y seglares. Ellos nos interpelan, nos animan y nos necesitan.

En nuestros objetivos, actividades y programaciones, no puede estar ausente la inquietud misionera. La respuesta corresponde al Espíritu Santo, pero en nuestras manos, y con nuestra oración, existe la posibilidad de alentar y acompañar, de aprender y difundir, de agradecer y compartir el dinamismo misionero.

La Diócesis está viviendo un acontecimiento protagonizado por el Espíritu Santo: el Sínodo Diocesano “para la renovación de su misión evangelizadora”.

Recibid mi cordial saludo y mi bendición.

 

Julián Ruiz Martorell, Obispo de Sigüenza-Guadalajara

El sábado 2 de marzo comienza la fase más propia del Sínodo Diocesano o Asamblea Sinodal, que tendrá cuatro sesiones para estudiar y votar los cuatro domumentos que han preparado los grupos sinodales en estos últimos años. En este caso será el Cuaderno 1, titulado ‘Llamados’, el que se considerará y sobre cuyas propuestas se manifestarán los cerca de doscientos miembros de la Asamblea. La ponencia que se ofrecerá consta de un desarrollo teológico y pastoral de diez puntos y una serie de 31 propuestas para su reflexión y votación en esta primera sesión.

Al igual que las otras tres posteriores, esta jornada será en el colegio diocesano Cardenal Cisneros, en Guadalajara, desde las 9:30 a las 20:00 horas. Abrirá con la acogida y la oración inicial. Seguirá la presentación de la ponencia a cargo del equipo de redacción, que ofrecerá las aclaraciones pertinentes. En las dos últimas horas de la mañana, entre las 12:00 y las 14:00, los círculos menores de asamblearios dialogarán las aportaciones a presentar a la Mesa de Ponencia. Y por la tarde, a las 16:30, serán las votaciones sobre el texto definitivo y el cierre de la jornada con la celebración eucarística a las 19:00 horas.

Según el programa, las otras tres asambleas se tendrán los sábados 16 de marzo, sobre el cuaderno ‘Desafiados’, 13 de abril, sobre ‘Evangelizamos’ y 27 de abril, sobre ‘Servimos’.


 

 

 

Con una celebración presidida por el obispo en la concatedral de Guadalajara.

Un total de 180 personas participarán activamente en las asambleas sinodales para decidir el futuro de la diócesis.

 

El obispo diocesano, Julián Ruiz, presidió en la tarde del domingo 25 de febrero la ceremonia de apertura de las asambleas sinodales de la diócesis de Sigüenza-Guadalajara. Participaron en esta magna celebración, que abre uno de los procesos más significativos para una diócesis, el obispo emérito, Atilano Rodríguez, que anunció la celebración de este sínodo en el mes de mayo de 2018, el secretario general del Sínodo, Ángel Luis Toledano, y un centenar de sacerdotes, así como los sinodales, miembros natos y elegidos, que participarán en dichas asambleas para tomar las decisiones oportunas, y muchas otras personas que han formado parte, previamente, de los grupos sinodales que se han formado en toda la diócesis.

Una hora antes de la celebración, los sinodales: el vicario general; los vicarios episcopales y el vicario judicial; los canónigos de la Iglesia Catedral; los miembros del Consejo Presbiteral; los del Consejo Pastoral Diocesano y de Dirección del Sínodo; los arciprestes; el rector del Seminario el Secretario General del Sínodo y los miembros de la Secretaría, así como otros elegidos por el obispo directamente, hasta 180 personas, recibieron su credencial para poder participar en las futuras sesiones.

La eucaristía comenzó con el canto de las letanías de los santos como procesión de entrada y fue muy participativa. En ella los sinodales renovaron su fe y recibieron el reglamento de las asambleas que se celebrarán los días 2 y 16 de marzo y 13 y 27 de abril en el Colegio Diocesano Cardenal Cisneros de Guadalajara. En ellas se tratarán los temas estudiados estos años atrás en los grupos en cuatro bloques: llamados, desafiados, evangelizamos y servimos, respectivamente. Se abordarán muchos temas de interés pastoral que marcarán, sin duda, las líneas por las que debe caminar la diócesis en adelante.

Los grupos sinodales comenzaron con mucha fuerza en la diócesis, siendo unas tres mil personas las implicadas en un principio este proceso de reflexión. La pandemia supuso, lógicamente, una dificultad para la reunión presencial y, tras las restricciones, hubo un descenso considerable en el número de participantes activos. A los que han permanecido el obispo les dio las gracias públicamente y a los “desenganchados” les animó “a colaborar con la oración”.

El nuevo obispo, tras su nombramiento, manifestó su intención de acoger los trabajos realizados en estos últimos años y llevarlos a su culmen con la celebración de las asambleas que ahora comienzan con esta solemne celebración.

 

Función de la asamblea

La Asamblea Sinodal tiene un puesto de primer relieve entre las estructuras de participación de la Diócesis, representando el “vértice” de las mismas. Sus determinaciones, siendo al mismo tiempo “acto de gobierno y acto de comunión”, renuevan y profundizan la conciencia de corresponsabilidad eclesial del Pueblo de Dios, llamado a delinear la misión diocesana de evangelizar. Corresponde a la Asamblea Sinodal estudiar votar los diversos documentos y propuestas pastorales que se elevarán para su aprobación al obispo diocesano.

A todos los que participarán les dijo el pelado en la homilía “que abran los ojos y los corazones para ser miembros activos del proceso sinodal”, añadiendo que “solamente quien escucha la voz del Señor tiene la puerta abierta a la esperanza”.

 

Historia sinodal

El primero de los Sínodos diocesanos del que tenemos constancia de los celebrados en Sigüenza fue convocado, en 1380, por Juan García de Manrique. Se celebró el 15 de septiembre, octava de la Natividad de la Virgen.

El último sínodo celebrado, hasta el momento, fue convocado por Luis Alonso Muñoyerro, obispo de Sigüenza y natural de Trillo, quien así se lo comunicaba al cabildo, el 28 de enero de 1948. La idea fue acogida con entusiasmo por el citado cabildo, procediendo seguidamente a firmar el edicto de convocatoria, el 11 de febrero de ese mismo año. Fue el número XII de los datados.

La convocatoria del actual sínodo tuvo lugar el 2 de diciembre de 2018 en la catedral de Sigüenza, donde está prevista su clausura el 23 de junio de este mismo año. De hecho, este es el primer sínodo que se celebra, como recoge el decreto de convocatoria, desde la reestructuración de los límites diocesanos, y la erección de la nueva diócesis de Sigüenza-Guadalajara el 9 de marzo de 1959.

 

El primer domingo de marzo, este año día 3, es el Día de Hispanoamérica, una jornada eclesial, de más de 60 años de trayectoria, que recuerda, ora y se solidariza con los sacerdotes diocesanos españoles en misiones y agrupados en la OCHSA (Obra de Cooperación Sacerdotal Hispanoamericana). En la actualidad, suman un total de 150, tres de ellos de nuestra diócesis: Mariano Hermida en Perú, Jesús Hermosilla en Venezuela y Pedro Escribano en México.

Arriesgan su vida por el evangelio” es el lema de la jornada. Perú, con mucha diferencia, es el país donde hay mayor número de misioneros de la OCHSA: 45, seguido, con 15, por Chile. La diócesis española que aporta el mayor número de misioneros de la OCHSA es Toledo: 27. El año pasado, 2023, tres sacerdotes diocesanos españoles marcharon a América Latina con la OCHSA (dos de Toledo a Perú y uno de Madrid a México).

Información

Obispado en Guadalajara
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Teléf. 949231370
Móvil. 620081816
Fax. 949235268

Obispado en Sigüenza
C/Villaviciosa, 7
19250 Sigüenza
Teléf. y Fax: 949391911

Oficina de Información
Alfonso Olmos Embid
Director
Obispado
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Tfno. 949 23 13 70
Fax: 949 23 52 68
info@siguenza-guadalajara.org

 

BIZUM: 07010

CANAL DE COMUNICACIÓN

Mapa de situación


Mapa de sede en Guadalajara


Mapa de sede en Sigüenza

Si pincha en los mapas, podrá encontrarnos con Google Maps