Agustín Bugeda Sanz

(Vicario general)

 

 

Vamos a comenzar dentro de poco el Adviento y oiremos muchas veces está llamada a lo más íntimo de nuestro ser. Pero al hilo de los acontecimientos que estamos viviendo y que viviremos parece que el Señor nos adelanta esta llamada, nos la hace más acuciaste.

Hemos de despertar para dejar de ser solo consumidores de paz y pasar a ser Constructores de paz. Los atentados en París, la guerra en tantas partes del planeta, la desolación de los refugiados.... Nos tiene que hacer despertar para caer en la cuenta que todos podemos hacer algo más por la Paz, todos podemos poner nuestro grano de arena. Quizá nos hemos acostumbrado a que nos lo den todo hecho los dirigentes, los que tienen diversas responsabilidades. Cada uno tenemos responsabilidades concretas allí donde vivimos, trabajamos, nos divertimos.... Aprovechemos todo momento y circunstancia para crear puentes, para abrir diálogo, para acoger y amar, para ser artífices de paz.

Precisamente bajo la sombra de los atentados de París estábamos reunidos el Consejo de Pastoral diocesano, reflexionando sobre la comunión y corresponsabilidad en nuestra Iglesia diocesana. Es la comunión y comprensión entre nosotros, la escucha y acogida sincera en el seno de la Iglesia, sin excluir a nadie, lo que hará también posible que nos abramos al otro, al que piensa y cree diferente a nosotros. Desde la comunión, evangelizaremos, acogeremos, crearemos paz.

El Adviento de este año coincidirá con una nueva campaña electoral. Ojalá los partidos políticos insistan mucho más en lo que les une en favor de todas las personas, que en lo que les separa. Nos ha de unir a todos los demócratas un mismo sentir en favor del hombre, de todos sus derechos, de la vida, de la justicia y de La Paz. Un gran pacto por la educación, por la sanidad, por nuestra constitución, por las leyes fundamentales... Es lo que esperamos de nuestros gobernantes para que en lo esencial permanezcamos unidos en favor de todos, en favor de la concordia y reconciliación, y el modo de hacerlo, los matices en las formas y estructuras sea lo de menos. Eso pido y deseo como cristiano y ciudadano de este hermoso país que es España.

También la apertura del Jubileo de la Misericordia el próximo día 8 en Roma y el 13 en nuestra Diocesis, será una una excelente ocasión de gracia para vivir intensamente el perdón y la reconciliación, el gran Amor que Dios nos tiene que manifiesta todo su poder con el perdón y la misericordia. Esta experiencia nos llevara necesariamente a la conversión, a ser instrumentos del perdón y no del odio. El que conocer de verdad al Dios revelado por Jesucristo, al Dios y Padre misericordioso, cercano en todo momento, no puede sino despertar a la conversión, a hacer de su vida un canto de perdón y no de violencia, un himno de amor sin una nota siquiera de odio.

Despertemos todos los días al Amor de Dios, a su perdón y paz para llevarla siempre a los demás, ahora, en este final de año, en estos días que es mucho más necesario.

Unidos en el trabajo por La Paz, desde el Corazón de Dios

Por Santiago Moranchel

(Delegación de Enseñanza)

 

Recojo algunos datos de un excelente artículo publicado por Vicente Luis García publicado en www.religiondigital.es

 

  • Sobre la propuesta del PSOE sobre la educación:

 

En la web del PSOE el punto 7 del acuerdo programático de este partido con la comunidad educativa dice:

  1. RELIGIÓN Y EDUCACIÓN. Defendemos una escuela pública laica como garantía de los valores públicos y respeto de las creencias privadas. La escuela debe integrar en su currículo la enseñanza de los valores públicos que consideramos la base de nuestra ciudadanía, y que, por ello, han de ser cursados por todo el alumnado. De ahí, que en nuestro modelo de escuela pública no quepa la integración, ni en el currículum ni en el horario escolar de enseñanzas confesionales. Para ello se promoverá las reformas del marco legal actual necesarias, así como de los acuerdos internacionales.

 

  • Alternativas dentro del socialismo:

El mismo autor citando unas palabras de Carlos García Andoin, perteneciente al Movimiento Cristianos para el Socialismo, pone como ejemplo el caso de la Religión en la Escuela en Finlandia, país donde mejor nivel educacional tienen a nivel mundial según el informe PISA (Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes)

- García Andoin propone dejar de un lado nuestro pasado más casposo en el que se identifica el tema de la religión con el nacional catolicismo del antiguo régimen y empezar a mirar de frente al futuro teniendo como referente los modelos que otros países de nuestro entorno han adoptado a la hora de incluir la religión en sus respectivos sistemas educativos... La enseñanza religiosa en Finlandia es...  considerada obligatoria porque sustenta el desarrollo tanto de la propia identidad y visión del mundo del niño como el diálogo intercultural. Además porque no es comprensible la propia sociedad y cultura del país sin conocer la historia y el pensamiento de la Iglesia Luterana. Los objetivos de la enseñanza religiosa son: familiarizar al alumno con su propia religión y con la tradición espiritual del país; introducirle en otras religiones; ayudarle a entender el significado cultural y humano de las religiones; educarle en la vida ética y ayudarle a entender la dimensión ética de la religión. (…) 

 

Y un poco más adelante afirma VLG: No nos engañemos, el analfabetismo en cultura religiosa puede traer como una de sus consecuencias la desprotección de la persona convirtiéndola en presa fácil para los fundamentalismos, y me da igual de qué signo y religión.

  • Para la reflexión

Después de haber expuesto estos datos, continuemos con nuestras propuestas para la reflexión:- 

 

- ¿Qué entendemos por laicidad, la exclusión total de lo religioso de la vida pública? Si se parte de estos presupuestos ideológicos acabaremos como el personaje del dibujo que acompaña estas palabras.

- En ningún momento se habla de diálogo, de encuentro, de propuestas, sino de afirmaciones que no admiten alternativa alguna. Y esto, repito es muy peligroso, porque al final las personas, los partidos políticos, los grupos... se convierten ellos mismos en lo que rechazan. Distingamos que una cosa es el Estado y otra la sociedad. Y la sociedad es plural, multicultural, libre de expresar sus convicciones, creencias, en la calle o en el salón de casa. ¡Cuidado con estos "tiks"!

- En la base de todo esto hay una doble errónea concepción que está haciendo mucho, mucho daño:

  • La primera, es la que apuntaba CGA al apuntar que aún se sigue identificando la religión con el nacionalcatolicismo. ¡Ya basta, ya está bien! Cuando se esgrimen estos argumentos es una notoria y clara renuncia al pensamiento y a la reflexión. Nos basta con los tópicos que sustituyen nuestro esfuerzo intelectual.
  • La segunda seguir pensado que la clase de religión es catequesis. Es no entender que es la religión, y para esto no hace falta ser creyente, y no tener ni idea de que es la catequesis. La religión tiene por sí misma un carácter epistemológico que le hace estar al mismo nivel que el resto de las asignaturas. Hablar de la fe, de sus expresiones, de cómo lo viven los creyentes... no anula en ningún caso la razón. La religión no es irracional. A ningún alumno se le pide que crea o que confiese su fe, sino que CONOZCA la religión. En la catequesis se propone a la persona a iniciar un proceso de conocimiento en Cristo dentro de la Iglesia. ¡Distingámoslo de una vez! Y por favor, la acusación de "adoctrinamiento" de la Iglesia en la escuela, con fondos públicos... es una falsedad que ya no se puede sostener por más tiempo. ¿Realmente quien adoctrina?

 

Y seguiremos con una tercera entrega sobre lo que piensan el resto de los partidos...

GRANITOS DE MOSTAZA

 

Álvaro Ruiz Langa

(Delegado diocesano de MCS)

 

 

El mes del leñador y de las hojas secas. El refrán lo dice: “Marzo trae las hojas y noviembre las deshoja”. Y lo va confirmando la alfombra que cada día deja al pie de los árboles. Con ritmo sosegado, sin agitación de tormenta, las ramas se desvisten del traje dorado hasta quedar a la intemperie el esqueleto. Es el otoño que avisa de la proximidad del invierno. Noviembre trae también la sazón del crisantemo y del membrillo. Crisantemos, la flor de oro, para honrar a los difuntos. Membrillo de sol y también de oro, manzana dulce, de jugo y aroma benéficos. El alma se serena en noviembre y se dora a ras de tierra. 

Memorias entrañables. El rememorar a los difuntos suele ser una remembranza cálida en el corazón alimentado por el cariño. También la esperanza contribuye a asentar la pena de la pérdida. Y así se va abriendo una especie de ascensión. Por eso, la memoria se torna festiva en fechas como el día 6, cuando la liturgia celebra la memoria religiosa de los Mártires españoles del siglo XX. Ya no hay dolor y sangre negra, sino que prevalece el sentimiento de paz y de gozo por quienes viven la gloria divina. Y con Saturnino, José María, Gumersindo y demás compañeros mártires, el recuerdo, dos días después, del bendito don Jesús Pla Gandía, el obispo inquebrantable. Su memoria y el camino que empieza a abrirse hacia el reconocimiento de su condición de santo vuelven más hondas, entrañables, la memoria y las plegarias.

Comunidades adultas. En el mes dorado y bendecido por los frutos, tres jornadas de título diocesano se suceden; con matiz frutal. La mayor en amplitud y resonancia es el Día de la Iglesia Diocesana. La lectura de los lemas que la inspiran esta vez ayuda a descubrir alcances más allá de la contribución con donativos monetarios. El “Gracias a ti” y el “Ayuda a tu parroquia” reconocen y solicitan la participación de los fieles en cuanto es vida parroquial; y vida arciprestal; y vida diocesana. Sugieren ir más lejos de las obras y la limpieza del templo parroquial. Invitan a forjar comunidades adultas. Adultas y crecidas no por la medida de la edad, ni de la cantidad, sino por la magnitud de la participación en las celebraciones y en los retos pastorales. Adultas con madurez y fuste por abiertas, activas, evangelizadoras. Aquí enlazan los otros dos motivos: los Consejos diocesanos de Pastoral y del Presbiterio. Hablarán del compromiso evangelizador al estilo del papa Francisco, hablarán del Jubileo de la Misericordia. Más pautas para que las comunidades parroquiales y la Iglesia diocesana entera venzan inercias de debilidad y rutina; y asienten la confianza de ir creciendo poco a poco.      

Francisco viaja a la periferia africana. En el Papa hay ejemplo y estímulo al respecto. Y Francisco viaja al continente que todavía no ha visitado. Lo hará del 25 al 30. La visita incluye tres países: Kenia, Uganda y República Centroafricana. Recorrido complicado y con riesgos diversos; pero también esperanzado, sobre todo para las comunidades católicas. Francisco tiene en el programa encontrarse con refugiados, con pobres, con musulmanes y con evangélicos, además de departir y celebrar con los obispos y los fieles católicos. En este último aspecto, se habla de que en Nairobi, capital de Kenia, pueden juntarse cerca del millón y medio de católicos en la principal celebración eucarística. Desde lejos, desde aquí, convienen plegarias a favor de esas iglesias y países africanos. Y por el propio pontífice y los objetivos del viaje. Frutos de paz y de bendición.

 

Por Comunidad de la Madre de Dios

(Monasterio de Buenafuente del Sistal)

 

Estimados hermanos en Cristo, compañeros en nuestro camino hacia el cielo: Hace unos días, en la Conmemoración de Todos los Fieles Difuntos, nos sentimos hermanas de todos los que peregrinamos hacia nuestra morada definitiva; y acompañadas por todos los que nos han precedido.

Nuestra oración y ofrecimiento por los difuntos, nos invita con fuerza a la conversión, a volvernos al Padre, a velar,  porque no sabemos el día ni la hora en que el Hijo del Hombre vendrá a llamarnos (cf Mt 25,13). Este movimiento de mirar a Jesús y dejarnos mirar por Él, nos ha recordado nuestros Ejercicios Espirituales, que nos dirigió un padre claretiano la primera quincena de octubre. Unos días de gracia del Señor, en los que escuchamos como María, las palabras del ángel Gabriel: “El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y se le llamará Hijo de Dios” (Lc 1,35). Porque siempre es necesaria la acción del Espíritu Santo en nuestra vida para que estemos dispuestos, al igual que María, a engendrar al Hijo de Dios y Él esté vivo hoy para nuestros contemporáneos; para “que a nadie le falte la experiencia del rostro de la misericordia, del amor incondicional que solo Dios muestra” (Carta Pastoral del Arzobispo de Madrid 2015,  2.8).

Además de una jornada especial de oración por los difuntos, para todos nosotros, celebrar esta fiesta es un momento privilegiado para conocer a nuestro Dios y descubrir que solo anhela nuestra felicidad. La liturgia de todo el día nos ha fortalecido en la fe y la esperanza, a través de la Palabra de Dios.  En la primera lectura de la Eucaristía: “Que la misericordia del Señor no termina y no se acaba su compasión” (Lm 3, 17-26), en el salmo responsorial: “El Señor es compasivo y misericordioso, lento a la ira…..no nos trata como merecen nuestros pecados ni nos paga según nuestras culpas…..” (Sal 102).

Al final del día, el cántico de las Vísperas nos dio la clave para escuchar al Señor de modo que todo lo vivido en la liturgia no sea solo como el velo que cubre nuestra cabeza; sino que sea la sangre que recorra nuestras arterias, nuestra vida. Decía el cántico: “Cristo, a pesar de su condición divina, no hizo alarde de su categoría de Dios; al contrario se despojó de su rango…. ,  se rebajó …” (Flp 2, 6-11). Y nos hemos dicho: “¡Hermanas, si decimos que seguimos a Jesús, a vivir como Él!”. Asimismo, en el Evangelio de Juan, hemos escuchado: Le dice Tomás: «Señor, no sabemos a dónde vas, ¿cómo podemos saber el camino?» Le dice Jesús: «Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre sino por mí(Jn 14, 1-6). Hermanos, si María, nuestra Madre, la primera cristiana, al anuncio del ángel respondió con una pregunta: “¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón? (Lc 1, 34) y el apóstol Tomás le dijo a Jesús: “¿Cómo podemos saber el camino?” (Jn 14, 5), no nos dé vergüenza preguntar al Señor, y cada día, a cada instante invocar al Espíritu Santo que venga en ayuda de nuestra debilidad.

Unidos en la  invocación al Espíritu Santo, vuestras hermanas del Sistal

Por Juan José Plaza

(Delegado de Misiones)

 

 

El  Domund de 2015, que celebramos  el 18 de Octubre, fecha tan  cercana a la fiesta de Santa Teresa de Jesús, 15 de Octubre,  y en el año jubilar del V centenario de su nacimiento, era obligado el hacer referencia a Santa Teresa, verdadera misionera Jesús.

Ya en su infancia, como una premonición de lo que habría de ser su vida y su ardor misionero,  la descubrimos, junto con hermano Rodrigo, escapándose de casa para ir a dar testimonio de su fe y amor a Cristo en tierra de moros.

Más tarde, en el Carmelo, es  grande su solicitud por las almas que se pierden por no conocer ni seguir a Cristo. El detonante, que hace remover desde lo más profundo del alma su ser misionero, es el sermón de un franciscano, venido de las Indias. Escuchemos los que nos dice  de todo ello la Santa:

 “A los cuatro años ( de la fundación del Carmelo de S. José), me parece era algo más, acertó a venirme a ver un fraile franciscano, llamado fray Alonso Maldonado, muy gran siervo de Dios y con los mismos deseos del bien de las almas que yo; pero él podía ponerlos por obra, por lo que le tuve mucha envidia. Este venía de las Indias, poco había. Comenzóme a contar de los muchos millones de almas que allí se perdían por falta de doctrina, e hízonos un sermón y plática animándonos a la penitencia. Y cuando se  fue  quedé tan lastimada de la perdición de tantas almas, que no cabía en mí. Fuime a una ermita con muchas lágrimas; clamaba a Nuestro Señor, suplicándole diese medio cómo yo pudiese algo para ganar algún alma para su servicio, pues tantas llevaba el demonio, y que pudiese mi oración algo, ya que yo no era para más. Había gran envidia a los que podían por amor de Nuestro Señor emplearse en esto, aunque pasasen mil muertes. Y así me acaece que cuando en las vidas de los santos leemos que convirtieron almas, mucha más devoción me hace y más ternura y más envidia, que todos los martirios que padecen (por ser ésta la inclinación que Nuestro Señor me ha dado), pareciéndome que precia más un alma que por nuestra industria y oración ganásemos mediante su misericordia, que todos los servicios que le podemos hacer” (Fundaciones 1,7).

Esta cita del libro de las fundaciones es claro testimonio del ardor misionero de Teresa, que intentará  llevar adelante con todos los medios a su alcance: por medio de su oración y la  de su monjas, por medio de sus fundaciones y también  poniendo todo su empeño en  en mandar misioneros a esas tierras donde tantas almas se perdían y ella, en persona, no podía ir a misionar.

Este ardor misionero lo contagia a un joven carmelita descalzo, el padre Jerónimo Gracián, que llegado a provincial,  atendiendo  los requerimientos de la Madre Teresa, manda desde Lisboa una  primera remesa de Frailes carmelitas al Congo de  Etiopía. Estos no pueden llegar a su destino, pues naufragan en medio del océano. Y a este envío le siguen otros a distintos lugares, Méjico, etc.

El padre Gracián, fiel discípulo de Teresa Misionera, escribe: “El más alto fin de la religiones más perfectas, como dice Santo Tomás,  es llevar almas para el cielo. Bien entendió la madre Teresa de Jesús ser esta la vocación de nuestra orden del Carmen de los descalzos: oración y celo de almas, no contradecir a nuestra regla,  el púlpito y las conversiones. Y quien quisiere ver este espíritu de la orden del Carmen de los descalzos, en todo punto y perfección, tratando con la madre Teresa de Jesús, hallará una oración tan alta como se colige de sus libros y un celo de almas tan encendido que mil veces suspiraba poder tener libertad, talentos y oficios, que tienen los hombres, para traer almas a Dios, predicando, confesando y convirtiendo a gentiles, hasta derramar la sangre por Cristo.   De aquí  nació criarnos a todos en esta vocación de ir a convertir gentiles”.

Que Santa teresa de Jesús nos contagie su ardor apostólico y nos conceda a todos ser  verdaderos discípulos y misioneros de Jesús, como lo fue ella.

Información

Obispado en Guadalajara
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Teléf. 949231370
Móvil. 620081816
Fax. 949235268

Obispado en Sigüenza
C/Villaviciosa, 7
19250 Sigüenza
Teléf. y Fax: 949391911

Oficina de Información
Alfonso Olmos Embid
Director
Obispado
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Tfno. 949 23 13 70
Fax: 949 23 52 68
info@siguenza-guadalajara.org

 

BIZUM: 07010

CANAL DE COMUNICACIÓN

Mapa de situación


Mapa de sede en Guadalajara


Mapa de sede en Sigüenza

Si pincha en los mapas, podrá encontrarnos con Google Maps